‎- Es la hora. Ya no hay vuelta atrás. Los juegos van a comenzar. Los tributos deben salir a la Arena y luchar por sobrevivir. Ganar significa Fama y riqueza, perder significa la muerte segura...

¡Que empiecen los Septuagésimo Cuartos Juegos del Hambre!

Fragmento de Sinsajo


Hay un lecho de hierba, una almohada verde suave;
Recuesta tu cabeza y cierra tus adormilados ojos
Y cuando los abras de nuevo, el sol estará en el cielo.
Aquí es seguro, aquí es cálido
Aquí las margaritas te protegen de cualquier daño
Aquí tus sueños son dulces y mañana se harán realidad
Y mi amor por ti aquí perdurará.

Seguidores

jueves, 18 de agosto de 2011

En Llamas/Capitulo 27


27


    Todo pa­re­ce erup­ci­onar a la vez. La ti­er­ra ex­p­lo­ta en llu­vi­as de pol­vo y plan­tas. Los ár­bo­les es­tal­lan en lla­mas. In­c­lu­so el ci­elo se lle­na con fo­go­na­zos de bril­lan­tes co­lo­res. No se me ocur­re por qué es­tá si­en­do bom­bar­de­ado el ci­elo has­ta que me doy cu­en­ta de que los Vi­gi­lan­tes es­tán ti­ran­do fu­egos ar­ti­fi­ci­ales al­lí ar­ri­ba, mi­en­t­ras la des­t­ruc­ci­ón de ver­dad su­ce­de en el su­elo. Só­lo por si aca­so no es lo bas­tan­te di­ver­ti­do el mi­rar la ob­li­te­ra­ci­ón de la are­na y de los res­tan­tes tri­bu­tos. O tal vez pa­ra ilu­mi­nar nu­es­t­ros san­g­ri­en­tos fi­na­les. ¿De­j­arán sob­re­vi­vir a al­gu­i­en? ¿Hab­rá un ven­ce­dor de los Sep­tu­agé­si­mo Qu­in­tos Ju­egos del Ham­b­re? Tal vez no. Des­pu­és de to­do, qué era es­te Qu­ar­ter Qu­ell si­no… ¿Qué era lo que ha­bía le­ído el Pre­si­den­te Snow de la ta­rj­eta?
    "… un re­cor­da­to­rio pa­ra los re­bel­des de que in­c­lu­so los más fu­er­tes de en­t­re el­l­los no pu­eden su­pe­rar el po­der del Ca­pi­to­lio…"
    Ni si­qu­i­era el más fu­er­te de en­t­re los fu­er­tes tri­un­fa­rá. Tal vez nun­ca tu­vi­eron la in­ten­ci­ón de te­ner un ven­ce­dor en es­tos Ju­egos. O tal vez mi ac­to fi­nal de re­be­li­ón for­zó su ma­no.
    Lo si­en­to, Pe­eta, pi­en­so. Si­en­to no ha­ber po­di­do sal­var­te. ¿Sal­var­lo? Más bi­en ro­bé su úl­ti­ma po­si­bi­li­dad de vi­vir, des­t­ru­yen­do el cam­po de fu­er­za. Tal vez, si to­dos hu­bi­éra­mos juga­do se­gún las reg­las, le hab­rí­an de­j­ado vi­vir.
    El aero­des­li­za­dor se ma­te­ri­ali­za sob­re mí sin avi­sar. Si hu­bi­era ha­bi­do si­len­cio, y un sin­sa­jo es­tu­vi­era po­sa­do cer­ca, hab­ría oído a la sel­va qu­edar­se en si­len­cio y des­pu­és la lla­ma­da de ad­ver­ten­cia del pá­j­aro que pre­ce­de a la apa­ri­ci­ón del aero­des­li­za­dor del Ca­pi­to­lio. Pe­ro mis oídos nun­ca pod­rí­an se­pa­rar al­go tan de­li­ca­do en es­te bom­bar­deo.
    La gar­ra cae del la­te­ral has­ta que es­tá jus­to en­ci­ma. Las gar­ras me­tá­li­cas se de­li­zan de­ba­jo de mí. Qu­i­ero gri­tar, cor­rer, sa­lir de aquí a gol­pes, pe­ro es­toy he­la­da, im­po­ten­te pa­ra ha­cer na­da sal­vo es­pe­rar fer­vi­en­te­men­te mo­rir an­tes de al­can­zar a las fi­gu­ras os­cu­ras que me es­pe­ran ar­ri­ba. No me han per­do­na­do la vi­da pa­ra co­ro­nar­me ven­ce­do­ra si­no pa­ra ha­cer mi mu­er­te tan len­ta y púb­li­ca co­mo sea po­sib­le.
    Mis pe­ores te­mo­res se ven con­fir­ma­dos cu­an­do el ros­t­ro que me da la bi­en­ve­ni­da den­t­ro del aero­des­li­za­dor per­te­ne­ce a Plu­tarch He­aven­s­bee, Vi­gi­lan­te en Jefe. Qué de­sas­t­re he hec­ho de es­tos pre­ci­osos Ju­egos del in­te­li­gen­te re­loj que ha­ce tic­tac y el cam­po de ven­ce­do­res. Él suf­ri­rá por su fra­ca­so, pro­bab­le­men­te per­de­rá la vi­da, pe­ro no an­tes de ver­me cas­ti­ga­da. Su ma­no se al­za ha­cia mí, creo que pa­ra gol­pe­ar­me, pe­ro ha­ce al­go pe­or. Con ayu­da de ín­di­ce y pul­gar me ci­er­ra los pár­pa­dos, sen­ten­ci­án­do­me a la vul­ne­ra­bi­li­dad de la os­cu­ri­dad. Aho­ra pu­eden ha­cer­me cu­al­qu­i­er co­sa y ni si­qu­i­era lo ve­ré ve­nir.

    Mi co­ra­zón la­te con tan­ta fu­er­za que la san­g­re em­pi­eza a cor­rer de­ba­jo de mi em­pa­pa­da ven­da de mus­go. Mis pen­sa­mi­en­tos se nub­lan. Des­pu­és de to­do aún es po­sib­le que san­g­re has­ta mo­rir an­tes de que me re­ani­men. En mi men­te su­sur­ro un gra­ci­as a Johan­na Ma­son por la ex­ce­len­te he­ri­da que in­f­li­gió, y me des­ma­yo.
    Cuando reg­re­so a la se­mi­con­s­ci­en­cia, pu­edo sen­tir que es­toy tum­ba­da sob­re una me­sa acol­c­ha­da. Es­tá la sen­sa­ci­ón pun­zan­te de tu­bos en mi bra­zo iz­qu­i­er­do. Es­tán in­ten­tan­do man­te­ner­me con vi­da por­que, si me des­li­zo si­len­ci­osa y pri­va­da­men­te ha­cia la mu­er­te, se­rá una vic­to­ria. Aún soy en ge­ne­ral in­ca­paz de mo­ver­me, ab­ro los pár­pa­dos, le­van­to la ca­be­za.
    Pero mi bra­zo de­rec­ho ha re­cu­pe­ra­do al­go de mo­vi­li­dad. Es­tá ex­ten­di­do cru­zán­do­me el ab­do­men, co­mo una ale­ta, no, al­go me­nos ani­ma­do, co­mo un gar­ro­te. No ten­go ver­da­de­ra co­or­di­na­ci­ón mo­to­ra, nin­gu­na pru­eba de que si­qu­i­era ten­ga de­dos to­da­vía. Aún así con­si­go bam­bo­le­ar el bra­zo de un la­do a ot­ro has­ta que ar­ran­co los tu­bos. Sal­ta un pi­ti­do pe­ro no pu­edo per­ma­ne­cer des­pi­er­ta pa­ra des­cub­rir a qu­i­en at­ra­erá.
    La si­gu­i­en­te vez que sal­go a la su­per­fi­cie, mis ma­nos es­tán ata­das a la me­sa, los tu­bos de vu­el­ta en mi bra­zo. Sin em­bar­go, pu­edo ab­rir los oj­os y le­van­tar le­ve­men­te la ca­be­za. Es­toy en una gran ha­bi­ta­ci­ón con tec­ho ba­jo y una luz pla­te­ada. Hay dos fi­las de ca­mas una fren­te a la ot­ra. Pu­edo oír la res­pi­ra­ci­ón de lo que asu­mo son los de­más ven­ce­do­res. Di­rec­ta­men­te fren­te a mí veo a Be­etee con unas di­ez má­qu­inas dis­tin­tas en­gan­c­ha­das a él. ¡Só­lo de­j­ad­nos mo­rir!
    Grito en mi ca­be­za. Gol­peo la ca­be­za con fu­er­za ha­cia at­rás con­t­ra la me­sa y me des­va­nez­co de nu­evo.
    Cuando por fin, de ver­dad, me des­pi­er­to, las res­t­ric­ci­ones ya no es­tán. Le­van­to la ma­no y des­cub­ro que ten­go de­dos que nu­eva­men­te pu­eden mo­ver­se ba­jo mis ór­de­nes. Me si­en­to y me afer­ro a la me­sa acol­c­ha­da has­ta que la ha­bi­ta­ci­ón se en­fo­ca. Mi bra­zo iz­qu­i­er­do es­tá ven­da­do pe­ro los tu­bos cu­el­gan de bar­ras jun­to a mi ca­ma.
    Estoy so­la sal­vo por Be­etee, que to­da­vía ya­ce fren­te a mí, si­en­do sos­te­ni­do por su ej­ér­ci­to de má­qu­inas. ¿Dón­de es­tán los ot­ros, en­ton­ces? Pe­eta, Fin­nick, Eno­ba­ria y… y… uno más, ¿ver­dad? O bi­en Johan­na o Chaff o Bru­tus, uno de el­los aún es­ta­ba con vi­da cu­an­do em­pe­za­ron las bom­bas. Es­toy se­gu­ra de que qu­er­rán cre­ar ej­em­p­lo con to­dos no­sot­ros. Pe­ro ¿dón­de se los han lle­va­do? ¿Se los han lle­va­do des­de el hos­pi­tal a la cár­cel?
    Peeta… Su­sur­ro. De­se­aba tan­to pro­te­ger­lo. To­da­vía es­toy re­su­el­ta a el­lo. Ya que he fra­ca­sa­do man­te­ni­én­do­lo se­gu­ro con vi­da, de­bo en­con­t­rar­lo, ma­tar­lo aho­ra an­tes de que el Ca­pi­to­lio pu­eda es­co­ger los me­di­os ago­ni­zan­tes de su mu­er­te. Des­li­zo mis pi­er­nas fu­era de la me­sa y mi­ro a mi al­re­de­dor en bus­ca de un ar­ma. Hay va­ri­as jerin­gas sel­la­das en plás­ti­co es­té­ril sob­re una me­sa cer­ca de la ca­ma de Be­etee. Per­fec­to. To­do lo que ne­ce­si­to es aire y un pin­c­ha­zo di­rec­to a una de sus ve­nas.
    Hago una pa­usa, con­si­de­ran­do ma­tar a Be­etee. Pe­ro si lo ha­go, los mo­ni­to­res em­pe­za­rán a pi­tar y me co­ge­rán an­tes de que lle­gue a Pe­eta. Ha­go una pro­me­sa mu­da de reg­re­sar a re­ma­tar­lo si pu­edo.
    Estoy de­sun­da sal­vo por un del­ga­do ca­mi­són, así que des­li­zo la jerin­ga ba­jo el ven­da­je que cub­re la he­ri­da de mi bra­zo. No hay gu­ar­di­as en la pu­er­ta. Sin du­da al­gu­na es­toy a ki­ló­met­ros por de­ba­jo del Cen­t­ro de En­t­re­na­mi­en­to o en al­gu­na for­ta­le­za del Ca­pi­to­lio, y la po­si­bi­li­dad de que es­ca­pe es ine­xis­ten­te. No im­por­ta. No me es­toy es­ca­pan­do, só­lo aca­ban­do una mi­si­ón.
    Me des­li­zo por un es­t­rec­ho pa­sil­lo has­ta una pu­er­ta me­tá­li­ca que es­tá en­t­re­abi­er­ta. Al­gu­i­en es­tá tras el­la. Sa­co la jerin­ga y la afer­ro en la ma­no. Ap­re­tán­do­me con­t­ra la pa­red, es­cuc­ho a las vo­ces del in­te­ri­or.
    Se han per­di­do co­mu­ni­ca­ci­ones en el Si­ete, el Di­ez, y el Do­ce. Pe­ro aho­ra el On­ce ti­ene el con­t­rol sob­re el tran­s­por­te, así que por lo me­nos hay es­pe­ran­za de que sa­qu­en al­go de co­mi­da.
    Plutarch He­aven­s­bee, creo. Aun­que en re­ali­dad só­lo he hab­la­do con él una vez. Una voz ás­pe­ra ha­ce una pre­gun­ta.
    No, lo si­en­to. No hay mo­do de que pu­eda lle­var­te el Cu­at­ro. Pe­ro he da­do ór­de­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra re­cu­pe­rar­la si es po­sib­le. Es to­do lo que pu­edo ha­cer, Fin­nick.
    Finnick. Mi men­te luc­ha por cap­tar el sen­ti­do de la con­ver­sa­ci­ón, del hec­ho de que es­tá te­ni­en­do lu­gar en­t­re Plu­tarch He­aven­s­bee y Fin­nick. ¿Es él tan qu­eri­do y tan cer­ca­no al Ca­pi­to­lio que le ex­cu­sa­rán sus crí­me­nes? ¿O de ver­dad no te­nía ni idea de lo que pre­ten­día Be­etee? Graz­na al­go más. Al­go lle­no de de­ses­pe­ra­ci­ón.
    No se­as es­tú­pi­do. Eso es lo pe­or que pod­rí­as ha­cer. Ha­cer se­gu­ro que la ma­ta­ran.
    Mientras tú es­tés vi­vo, la man­ten­d­rán a el­la vi­va co­mo ce­bo. Di­ce Hay­mitch. ¡Di­ce Hay­mitch! Cru­zo la pu­er­ta con un gol­pe y tro­pi­ezo al in­te­ri­or de la ha­bi­ta­ci­ón.
    Haymitch, Plu­tarch y un Fin­nick en muy ma­las con­di­ci­ones es­tán sen­ta­dos al­re­de­dor de una me­sa pu­es­ta con una co­mi­da que na­die es­tá co­mi­en­do. La luz del día en­t­ra por las ven­ta­nas cur­vas, y en la dis­tan­cia veo la cú­pu­la de un bos­que de ár­bo­les. Es­ta­mos vo­lan­do. ¿Ya has de­j­ado de dor­mi­tar, pre­ci­osa? Di­ce Hay­mitch, el fas­ti­dio evi­den­te en su voz.
    Pero cu­an­do me ec­ho ha­cia de­lan­te él avan­za y me co­ge de las mu­ñe­cas, man­te­ni­én­do­me en pie. Mi­ra mi ma­no. ¿Así que so­is tú y una jerin­ga con­t­ra el Ca­pi­to­lio? Ves, es­ta es la ra­zón por la que na­die te de­ja a ti ha­cer los pla­nes. Lo mi­ro sin com­p­ren­der. Su­él­ta­la. Si­en­to la pre­si­ón in­c­re­men­tar­se en mi mu­ñe­ca de­rec­ha has­ta que mi ma­no se ve ob­li­ga­da a ab­rir­se y sol­tar la jerin­ga. Me si­en­ta en una sil­la jun­to a Fin­nick.
    Plutarch me po­ne un cu­en­co de cal­do de­lan­te. Un pa­ne­cil­lo. Me co­lo­ca una cuc­ha­ra en la ma­no.
    Come. Di­ce en una voz muc­ho más amab­le de la que usó Hay­mitch.
    Haymitch se si­en­ta di­rec­ta­men­te fren­te a mí.
    Katniss, voy a ex­p­li­car­te lo que ha pa­sa­do. No qu­i­ero que pre­gun­tes na­da has­ta que ter­mi­ne. ¿Enti­en­des?
    Asiento, aton­ta­da. Y es­to es lo que me di­ce.
    Había un plan pa­ra sa­car­nos de la are­na de­se el mo­men­to en que el Qu­ell fue anun­ci­ado.
    Los tri­bu­tos de los dis­t­ri­tos 3, 4, 6, 7, 8 y 11 te­ní­an di­ver­sos gra­dos de co­no­ci­mi­en­to acer­ca de el­lo. Plu­tarch He­aven­s­bee ha si­do, du­ran­te va­ri­os años, par­te de un gru­po sec­re­to que in­ten­ta­ba aca­bar con el Ca­pi­to­lio. Se ase­gu­ró de que el cab­le es­tu­vi­era en­t­re las ar­mas. Be­etee era el en­car­ga­do de ab­rir un agu­j­ero en el cam­po de fu­er­za. El pan que re­ci­bi­mos en la are­na era un có­di­go pa­ra el mo­men­to del res­ca­te. El dis­t­ri­to de don­de era ori­gi­na­rio el pan in­di­ca­ba el día. Tres. El nú­me­ro de pa­ne­cil­los la ho­ra. Ve­in­ti­cu­at­ro. El aero­des­li­za­dor per­te­ne­ce al Dis­t­ri­to 13. Bon­nie y Twill, las mu­j­eres del 8 que co­no­cí en el bos­que, te­ní­an ra­zón sob­re su exis­ten­cia y sus ca­pa­ci­da­des de de­fen­sa. Ac­tu­al­men­te es­ta­mos en un vi­a­je in­di­rec­to al Dis­t­ri­to 13. Mi­en­t­ras tan­to, la ma­yo­ría de los dis­t­ri­tos de Pa­nem es­tán en ple­na re­be­li­ón.
    Haymitch se de­ti­ene pa­ra ver si lo si­go. O tal vez ha ter­mi­na­do por el mo­men­to.
    Es muc­hí­si­mo que ab­sor­ber, es­te ela­bo­ra­do plan en el que yo era una fic­ha, tal y co­mo se su­po­nía que de­bía ser una fic­ha en los Ju­egos del Ham­b­re. Uti­li­za­da sin mi con­sen­ti­mi­en­to, sin sa­ber­lo. Por lo me­nos en los Ju­egos del Ham­b­re sa­bía que es­ta­ban jugan­do con­mi­go.
    Mis su­pu­es­tos ami­gos han si­do muc­ho más re­ser­va­dos.
    No me lo di­j­is­te­is. Mi voz es tan ás­pe­ra co­mo la de Fin­nick.
    No se os di­jo ni a ti ni a Pe­eta. No po­dí­amos ar­ri­es­gar­nos. Di­ce Plu­tarch. In­c­lu­so es­ta­ba pre­ocu­pa­do de que men­ci­ona­ras mi in­dis­c­re­ci­ón con el re­loj du­ran­te los Ju­egos. Sa­ca su re­loj de bol­sil­lo y des­li­za su pul­gar sob­re el cris­tal, en­cen­di­en­do el sin­sa­jo. Por su­pu­es­to, cu­an­do te en­se­ñé es­to, no ha­cía más que dar­te una pis­ta sob­re la are­na. Co­mo men­to­ra. Pen­sé que pod­ría ser el pri­mer pa­so pa­ra ga­nar­me tu con­fi­an­za. Nun­ca se me pa­só por la ca­be­za que vol­vi­eras a ser tri­bu­to.
    Todavía no en­ti­en­do por qué a Pe­eta y a mí no se nos in­for­mó sob­re el plan. Di­go.
    Porque una vez ex­p­lo­ta­ra el cam­po de fu­er­za, se­rí­a­is los pri­me­ros a los que in­ten­ta­rí­an cap­tu­rar, y cu­an­to me­nos su­pi­éra­is, me­j­or. Di­ce Hay­mitch. ¿Los pri­me­ros? ¿Por qué? Di­go, in­ten­tan­do asir­me al hi­lo de pen­sa­mi­en­to.
    Por la mis­ma ra­zón por la que los de­más acor­da­mos mo­rir pa­ra man­te­ne­ros con vi­da.
    Dice Fin­nick.
    No, Johan­na in­ten­tó ma­tar­me. Di­go.
    Johanna te no­qu­eó pa­ra ar­ran­car­te el ras­t­re­ador del bra­zo y pa­ra apar­tar a Bru­tus y a Eno­ba­ria de ti. Di­ce Hay­mitch. ¿Qué? Me du­ele muc­ho la ca­be­za y qu­i­ero que de­j­en de hab­lar en cír­cu­los. No sé de qué…
    Teníamos que sal­var­te por­que tú eres el sin­sa­jo, Kat­niss. Di­ce Plu­tarch. Mi­en­t­ras tú vi­vas, la re­vo­lu­ci­ón vi­ve.
    El pá­j­aro, la in­sig­nia, la can­ci­ón, las ba­yas, el re­loj, la gal­le­ta, el ves­ti­do que es­tal­ló en lla­mas. Yo soy el sin­sa­jo. El que sob­re­vi­vió a pe­sar de los pla­nes del Ca­pi­to­lio. El sím­bo­lo de la re­be­li­ón.
    Es lo que sos­pec­hé en el bos­que cu­an­do en­con­t­ré a Bon­nie y Twill hu­yen­do. Aun­que nun­ca lle­gué a en­ten­der la mag­ni­tud. Aun­que cla­ro, no se pre­ten­día que lo en­ten­di­era. Pi­en­so en Hay­mitch des­p­re­ci­an­do mis pla­nes pa­ra hu­ir del Dis­t­ri­to 12, pa­ra em­pe­zar mi pro­pio le­van­ta­mi­en­to, in­c­lu­so la mis­ma no­ci­ón de que el Dis­t­ri­to 13 pu­di­era exis­tir. Sub­ter­fu­gi­os y en­ga­ños. Y si él pu­do ha­cer­lo, det­rás de su más­ca­ra de sar­cas­mo y bor­rac­he­ra, tan con­vin­cen­te­men­te y du­ran­te tan­to ti­em­po, ¿sob­re qué más ha men­ti­do? Sé sob­re qué más.
    Peeta. Su­sur­ro, mi co­ra­zón dan­do un vu­el­co.
    Los ot­ros man­tu­vi­eron a Pe­eta con vi­da por­que si él mo­ría, sa­bí­amos que no hab­ría mo­do de man­te­ner­te en una ali­an­za. Di­ce Hay­mitch. Y no po­dí­amos ar­ri­es­gar­nos a de­j­ar­te sin pro­tec­ci­ón. Sus pa­lab­ras son muy prag­má­ti­cas, su ex­p­re­si­ón in­mu­tab­le, pe­ro no pu­ede ocul­tar el to­no gri­sá­ceo que co­lo­rea su sem­b­lan­te. ¿Dón­de es­tá Pe­eta? Si­seo.
    Fue cap­tu­ra­do por el Ca­pi­to­lio jun­to con Johan­na y Eno­ba­ria. Di­ce Hay­mitch. Y por fin ti­ene la de­cen­cia de ba­j­ar la mi­ra­da.
    Técnicamente, es­toy de­sar­ma­da. Pe­ro na­die de­be­ría su­bes­ti­mar el da­ño que pu­eden ha­cer las uñas, es­pe­ci­al­men­te si el obj­eti­vo no es­tá pre­pa­ra­do. Me lan­zo sob­re la me­sa y ras­t­ril­lo con las mí­as la ca­ra de Hay­mitch, ha­ci­en­do que flu­ya la san­g­re y ca­usan­do da­ño en un ojo. Des­pu­és los dos nos es­ta­mos gri­tan­do co­sas ter­rib­les, ter­rib­les, y Fin­nick es­tá in­ten­tan­do apar­tar­me, y sé que Hay­mitch ape­nas pu­ede con­te­ner­se y no ha­cer­me pe­da­zos, pe­ro yo soy el sin­sa­jo. Yo soy el sin­sa­jo, y ya es bas­tan­te di­fí­cil man­te­ner­me vi­va tal y co­mo es­tán las co­sas.
    Otras ma­nos ayu­dan a Fin­nick y es­toy de vu­el­ta en mi me­sa, mi cu­er­po su­j­eto, mis mu­ñe­cas ata­das, así que gol­peo la ca­be­za, en­fu­re­ci­da, una y ot­ra vez con­tar la me­sa. Una jerin­ga me pin­c­ha en el bra­zo y la ca­be­za me du­ele tan­to que de­jo de luc­har y sim­p­le­men­te gi­mo hor­rib­le­men­te co­mo un ani­mal he­ri­do, has­ta que mi voz ya no pu­ede más.
    La dro­ga ca­usa se­da­ci­ón, no su­eño, así que es­toy at­ra­pa­da en una mi­se­ria in­có­mo­da y va­ga­men­te do­lo­ro­sa du­ran­te lo que pa­re­ce una eter­ni­dad. Re­in­ser­tan sus tu­bos y me hab­lan en vo­ces cal­man­tes que nun­ca me lle­gan. To­do en lo que pu­edo pen­sar es Pe­eta, ya­ci­en­do en una me­sa si­mi­lar en al­gún si­tio, mi­en­t­ras in­ten­tan ob­te­ner de él in­for­ma­ci­ón que ni si­qu­i­era ti­ene.
    Katniss. Kat­niss, lo si­en­to. La vo­iz de Fin­nick lle­ga des­de la ca­ma al la­do de la mía y se des­li­za has­ta mi le­tar­gia. Tal vez por­que suf­ri­mos el mis­mo ti­po de do­lor. Qu­ería vol­ver a por él y Johan­na, pe­ro no po­día mo­ver­me.
    No res­pon­do. Las bu­enas in­ten­ci­ones de Fin­nick Oda­ir sig­ni­fi­can me­nos que na­da.
    Es me­j­or pa­ra él que pa­ra Johan­na. Ave­ri­gu­arán bas­tan­te pron­to que él no sa­be na­da. Y no lo ma­ta­rán si pu­eden usar­lo en tu con­t­ra. Di­ce Fin­nick. ¿Co­mo ce­bo? Le di­go al tec­ho. ¿Igu­al que usa­rán a An­nie co­mo ce­bo, Fin­nick?
    Puedo oír­lo llo­rar pe­ro no me im­por­ta. Pro­bab­le­men­te ni se mo­les­ta­rán en in­ter­ro­gar­la a el­la, tan per­di­da es­tá. Per­di­da en la pro­fun­di­dad de sus Ju­egos de ha­ce años. Hay una gran pro­ba­bi­li­dad de que yo es­té yen­do en la mis­ma di­rec­ci­ón. Tal vez ya me es­toy vol­vi­en­do lo­ca y na­die ti­ene el va­lor de de­cír­me­lo. Ya me si­en­to lo bas­tan­te lo­ca.
    Desearía que es­tu­vi­era mu­er­ta. Di­ce. De­se­aría que to­dos es­tu­vi­eran mu­er­tos y no­sot­ros tam­bi­én. Se­ría lo me­j­or.
    Bueno, no hay una bu­ena res­pu­es­ta pa­ra eso. Ape­nas pu­edo dis­pu­tar­lo ya que es­ta­ba an­dan­do por ahí con una jerin­ga pa­ra ma­tar a Pe­eta cu­an­do los en­con­t­ré. ¿De ver­dad lo qu­i­ero mu­er­to? Lo que qu­i­ero… lo que qu­i­ero es te­ner­lo de vu­el­ta. Pe­ro aho­ra nun­ca lo ten­d­ré de vu­el­ta. In­c­lu­so si de al­gún mo­do las fu­er­zas re­bel­des se las ar­reg­la­ran pa­ra aca­bar con el Ca­pi­to­lio, pu­edes es­tar se­gu­ro de que el úl­ti­mo ac­to del Pre­si­den­te Snow se­rá re­ba­nar­le la gar­gan­ta a Pe­eta. No. Nun­ca lo ten­d­ré de vu­el­ta. Así que mu­er­to es lo me­j­or.
    Pero ¿sab­rá eso Pe­eta, o se­gu­irá luc­han­do? Es tan fu­er­te y tan bu­en men­ti­ro­so. ¿Cree que ti­ene al­gu­na po­si­bi­li­dad de sob­re­vi­vir? ¿Le im­por­ta si­qu­i­era si es así? No es­ta­ba en­t­re sus pla­nes, en cu­al­qu­i­er ca­so. Ya ha­bía re­nun­ci­ado a la vi­da. Tal vez, si sa­be que yo fui res­ca­ta­da, in­c­lu­so es­tá con­ten­to. Si­en­te que tu­vo éxi­to en su mi­si­ón de man­te­ner­me con vi­da.
    Creo que lo odio to­da­vía más que a Hay­mitch.
    Abandono. De­jo de hab­lar, de res­pon­der, rec­ha­zo la co­mi­da y el agua. Pu­eden bom­be­ar lo que les ape­tez­ca en mi bra­zo, pe­ro ha­ce fal­ta más que eso pa­ra ha­cer que una per­so­na si­ga ade­lan­te una vez ha per­di­do el de­seo de vi­vir. Ten­go la ex­t­ra­ña idea de que si mu­ero, a Pe­eta le per­mi­ti­rán vi­vir. No co­mo al­gu­i­en lib­re si­no co­mo un Avox o al­go, sir­vi­en­do a los fu­tu­ros tri­bu­tos del Dis­t­ri­to 12. Des­pu­és tal vez pod­ría en­con­t­rar la for­ma de es­ca­par. Mi mu­er­te to­da­vía pod­ría, de hec­ho, sal­var­lo.
    Si no pu­ede, no im­por­ta. Es su­fi­ci­en­te mo­rir de ren­cor. Pa­ra cas­ti­gar a Hay­mitch, qu­i­en, de en­t­re to­das las per­so­nas en es­te mun­do put­re­fac­to, nos ha con­ver­ti­do a Pe­eta y a mí en fic­has de sus Ju­egos. Yo con­fi­aba en él. Pu­se lo que era pre­ci­oso en las ma­nos dse Hay­mitch. Y me ha tra­ici­ona­do.
    "Ves, es­ta es la ra­zón por la que na­die te de­ja a ti ha­cer los pla­nes," di­jo.
    Es ci­er­to. Na­die con dos de­dos de fren­te me de­j­aría a mí ha­cer los pla­nes. Por­que ob­vi­amen­te no pu­edo dis­tin­gu­ir a un ami­go de un ene­mi­go.
    Un mon­tón de gen­te vi­ene a hab­lar­me, pe­ro ha­go que to­das sus pa­lab­ras su­enen co­mo el chas­qu­ido de los in­sec­tos en la sel­va. Sin sig­ni­fi­ca­do y dis­tan­tes. Pe­lig­ro­sas, pe­ro só­lo si te acer­cas. Cu­an­do las pa­lab­ras em­pi­ezan a dis­tin­gu­ir­se, gi­mo has­ta que me dan más anal­gé­si­co y eso ar­reg­la las co­sas.
    Hasta que una vez ab­ro los oj­os y en­cu­en­t­ro a al­gu­i­en a qu­i­en no pu­edo blo­qu­e­ar, mi­rán­do­me des­de ar­ri­ba. Al­gu­i­en que no sup­li­ca­rá, ni ex­p­li­ca­rá, ni pen­sa­rá que pu­ede al­te­rar mi di­se­ño con ru­egos, por­que só­lo él sa­be có­mo ope­ro.
    Gale. Su­sur­ro.
    Hola, Cat­nip. Apar­ta con la ma­no un mec­hón de pe­lo de mis oj­os. Un la­do de su ca­ra ha si­do qu­ema­do bas­tan­te re­ci­en­te­men­te. Su bra­zo es­tá en un ca­bes­t­ril­lo, y pu­edo ver ven­das ba­jo su ca­mi­sa de mi­ne­ro. ¿Qué le ha pa­sa­do? ¿Có­mo es­tá si­qu­i­era aquí? Al­go muy ma­lo ha pa­sa­do en ca­sa.
    No es tan­to cu­es­ti­ón de ol­vi­dar­me de Pe­eta co­mo de acor­dar­me de los de­más. To­do lo que ha­ce fal­ta es una mi­ra­da a Ga­le y to­dos vu­el­ven re­sur­gi­en­do al pre­sen­te, exi­gi­en­do que les ha­ga ca­so. ¿Prim? Di­go con voz aho­ga­da.
    Está vi­va. Tam­bi­én tu mad­re. Las sa­qué a ti­em­po. ¿No es­tán en el Dis­t­ri­to Do­ce?
    Después de los Ju­egos, en­vi­aron avi­ones. Sol­ta­ron bom­bas. Va­ci­la. Bu­eno, ya sa­bes lo que le pa­só al Qu­ema­dor.
    Lo sé. Lo vi ar­der. El vi­e­jo al­ma­cén cu­bi­er­to en pol­vo de car­bón. To­do el dis­t­ri­to es­tá cu­bi­er­to de eso. Un nu­evo ti­po de hor­ror em­pi­eza a des­per­tar­se en mí cu­an­do me ima­gi­no bom­bas gol­pe­an­do la Ve­ta. ¿No es­tán en el Dis­t­ri­to Do­ce? Re­pi­to. Co­mo si de­cir­lo fu­era a es­qu­ivar la re­ali­dad.
    Katniss. Di­ce Ga­le su­ave­men­te.
    Reconozco esa voz. Es la mis­ma que uti­li­za pa­ra acer­car­se a ani­ma­les he­ri­dos an­tes de dar el gol­pe de gra­cia. Le­van­to la ma­no in­s­tin­ti­va­men­te pa­ra blo­qu­e­ar sus pa­lab­ras, pe­ro él la co­ge y la agar­ra con fu­er­za.
   - No. Su­sur­ro.
    Pero Ga­le no es de los que me ocul­tan sec­re­tos.
   - Katniss, no hay Dis­t­ri­to Do­ce.




FIN DEL LIBRO DOS



6 comentarios:

Anónimo dijo...

En verdad que este libro y su antescesor estan muy interesantes. Me fascinaron. No tengo palabras para describirlos, me encanto todo los personajes, la trama el ambiente. Ambos estan WOW!
Peeta enamora con su nobleza y ternura, no quiero que muera.

Anónimo dijo...

Este libro simplemente se pone cda vez mas interesante.
Es una pena que sea tan triste
cuidado con los errores de ortografia :)

Dora Alicia Jimenez Ramirez dijo...

que libro tan espeluznante no soporto cuando le dicen a katniss que el capitolio tiene a Peeta es imposible no llorar :'( pero es soportable si ya leiste sinsajo y sabes como termina sin duda alguna "En llamas" mi favorito de la trilogia...Peeta <3

Anónimo dijo...

Fue tan askhgah el final de este libro <3

Lucy dijo...

Por Dios estos libros son increibles pobre peeta yo yavi las primeras dos peliculas espero con ansias sinsjao parten1 y parte2 lo que mas me gusta no es solo el romance en la obra sino tambien en la v7da real a JJosh hutcherson y a Jennifer Lawrence espero que algun dia sean novios y despues... bueno ya saben como sigue

Anónimo dijo...

Para mi estos libros son geniales y el que me encanta es peeta inspira ternura y siento que poco a poco katniss se esta enamorando de el sin ke ella se ubiera dado cuenta ......