‎- Es la hora. Ya no hay vuelta atrás. Los juegos van a comenzar. Los tributos deben salir a la Arena y luchar por sobrevivir. Ganar significa Fama y riqueza, perder significa la muerte segura...

¡Que empiecen los Septuagésimo Cuartos Juegos del Hambre!

Fragmento de Sinsajo


Hay un lecho de hierba, una almohada verde suave;
Recuesta tu cabeza y cierra tus adormilados ojos
Y cuando los abras de nuevo, el sol estará en el cielo.
Aquí es seguro, aquí es cálido
Aquí las margaritas te protegen de cualquier daño
Aquí tus sueños son dulces y mañana se harán realidad
Y mi amor por ti aquí perdurará.

Seguidores

martes, 16 de agosto de 2011

En Llamas/Capitulo 2


2



    En mi men­te, el Pre­si­den­te Snow de­be­ría ser vis­to fren­te a co­lum­nas de már­mol de las que cu­el­gan ban­de­ras in­men­sas. Es cho­can­te ver­lo ro­de­ado de los obj­etos co­ti­di­anos de la ha­bi­ta­ci­ón. Es co­mo sa­car la ta­pa de un fras­co y en­con­t­rar­se con una ví­bo­ra con col­mil­los en vez de un es­to­fa­do. ¿Qué pod­ría es­tar ha­ci­en­do él aquí? Rá­pi­da­men­te, mi men­te pa­sa por to­dos los dí­as de aper­tu­ra de los de­más To­urs de la Vic­to­ria. Re­cu­er­do ver a los tri­bu­tos ven­ce­do­res con sus men­to­res y es­ti­lis­tas. In­c­lu­so al­gu­nos al­tos ofi­ci­ales del go­bi­er­no han hec­ho apa­ri­ci­ones oca­si­ona­les. Pe­ro nun­ca he vis­to al Pre­si­den­te Snow. Él acu­de a las ce­leb­ra­ci­ones en el Ca­pi­to­lio. Pun­to.
    Si ha hec­ho to­do es­te vi­a­je des­de su ci­udad, só­lo pu­ede sig­ni­fi­car una co­sa. Es­toy en se­ri­os prob­le­mas. Y si lo es­toy yo, mi fa­mi­lia tam­bi­én. Un es­ca­lof­río me re­cor­re cu­an­do pi­en­so en la pro­xi­mi­dad de mi mad­re y her­ma­na a es­te hom­b­re que tan­to me des­p­re­cia. Que si­em­p­re me des­p­re­ci­ará. Por­que bur­lé sus sá­di­cos Ju­egos del Ham­b­re, hi­ce que el Ca­pi­to­lio qu­eda­ra co­mo un ton­to, y en con­se­cu­en­cia mi­né su con­t­rol.
    Todo lo que es­ta­ba ha­ci­en­do era in­ten­tar man­te­ner­nos a Pe­eta y a mí con vi­da. Cu­al­qu­i­er ac­to de re­be­li­ón fue una to­tal co­in­ci­den­cia. Pe­ro cu­an­do el Ca­pi­to­lio dec­re­ta que só­lo un tri­bu­to pu­ede vi­vir y ti­enes la auda­cia de de­sa­fi­ar­lo, su­pon­go que eso es una re­be­li­ón en sí mis­ma. Mi úni­ca de­fen­sa era fin­gir que es­ta­ba en­lo­qu­eci­da por un amor apa­si­ona­do ha­cia Pe­eta. Así que se nos per­mi­tió vi­vir a am­bos. Ser co­ro­na­dos ven­ce­do­res. Ir a ca­sa y ce­leb­rar­lo y de­cir­les adi­ós a las cá­ma­ras y que nos de­j­aran en paz. Has­ta aho­ra.
    Tal vez sea la no­ve­dad de la ca­sa o el shock de ver­lo o la com­p­ren­si­ón mu­tua de que pod­ría ha­cer que me ma­ta­ran en un se­gun­do lo que ha­ce que me si­en­ta co­mo una in­t­ru­sa. Co­mo si fu­era su ca­sa y yo la que no ha si­do in­vi­ta­da. Así que no lo re­ci­bo ni le of­rez­co una sil­la. No di­go na­da. De hec­ho, lo tra­to co­mo si fu­era una ser­pi­en­te de ver­dad, de las ve­ne­no­sas. Es­toy de pie in­mó­vil, mi­rán­do­lo fi­j­amen­te, con­si­de­ran­do pla­nes de re­ti­ra­da.
    Creo que ha­rí­amos que es­ta si­tu­aci­ón fu­era muc­ho más fá­cil acor­dan­do no men­tir­nos mu­tu­amen­te. Di­ce. ¿Tú qué cre­es?
    Creo que mi len­gua se ha con­ge­la­do y que hab­lar me se­rá im­po­sib­le, así que me sor­p­ren­do res­pon­di­én­do­le en una voz tran­qu­ila:
    Sí, creo que ahor­ra­ría ti­em­po.
    El Pre­si­den­te Snow son­ríe y veo sus la­bi­os por pri­me­ra vez. Es­pe­ro la­bi­os de ser­pi­en­te, es de­cir, sin la­bi­os. Pe­ro los su­yos son muy gru­esos, su pi­el es­tá de­ma­si­ado es­ti­ra­da. Me ten­go
que pre­gun­tar si su bo­ca ha si­do al­te­ra­da pa­ra ha­cer­lo pa­re­cer más at­rac­ti­vo. Si fue así, fue una pér­di­da de ti­em­po y di­ne­ro, por­que no es at­rac­ti­vo en ab­so­lu­to.
    Mis ase­so­res es­ta­ban pre­ocu­pa­dos de que fu­eras di­fí­cil, pe­ro no es­tás pla­ne­an­do ser di­fí­cil en ab­so­lu­to, ¿ver­dad?
    No. Res­pon­do.
    Eso es lo que yo les di­je. Di­je que una chi­ca que lle­ga a ta­les ex­t­re­mos pa­ra pre­ser­var su vi­da no va a es­tar in­te­re­sa­da en ec­har­la por la bor­da. Y des­pu­és hay que pen­sar en su fa­mi­lia.
    Su mad­re, su her­ma­na, y to­dos esos… pri­mos. Por el mo­do en que se de­ti­ene en la pa­lab­ra "pri­mos", pu­edo de­cir que sa­be que Ga­le y yo no com­par­ti­mos ár­bol ge­ne­aló­gi­co.
    Bueno, ya es­tá to­do sob­re la me­sa. Tal vez sea lo me­j­or. No fun­ci­ono bi­en con ame­na­zas am­bi­gu­as. Pre­fi­ero con to­da se­gu­ri­dad sa­ber qué es­tá en ju­ego.
    Sentémonos.
    El Pre­si­den­te Snow to­ma un asi­en­to an­te el gran es­c­ri­to­rio de ma­de­ra bru­ñi­da don­de Prim ha­ce sus de­be­res y mi mad­re sus pre­su­pu­es­tos. Co­mo nu­es­t­ra ca­sa, es­te es un lu­gar sob­re el que él no ti­ene de­rec­ho, pe­ro sob­re el que ti­ene en úl­ti­ma in­s­tan­cia to­do el de­rec­ho, de ocu­par. Me si­en­to fren­te al es­c­ri­to­rio en una de las sil­las tal­la­das de res­pal­do ver­ti­cal. Es­tá hec­ha pa­ra al­gu­i­en más al­to que yo, así que só­lo las pun­tas de mis pi­es des­can­san sob­re el su­elo.
    Tengo un prob­le­ma, se­ño­ri­ta Ever­de­en. Di­ce el Pre­si­den­te Snow. Un prob­le­ma que em­pe­zó en el mo­men­to en que sa­cas­te esas ba­yas ve­ne­no­sas en la are­na.
    Ese ha­bía si­do el mo­men­to en que ha­bía de­ci­di­do que si los Vi­gi­lan­tes te­ní­an que ele­gir en­t­re ver­nos a Pe­eta y a mí co­me­ter su­ici­di­olo que hab­ría sig­ni­fi­ca­do no te­ner ven­ce­dory de­j­ar­nos vi­vir a am­bos, es­co­ge­rí­an lo úl­ti­mo.
    Si el Vi­gi­lan­te jefe, Se­ne­ca Cra­ne, hu­bi­era te­ni­do al­go de ca­be­za, te hab­ría hec­ho pol­vo al­lí mis­mo. Pe­ro te­nía una de­sa­for­tu­na­da ve­na sen­ti­men­tal. Así que aquí es­tás. ¿Pu­edes adi­vi­nar dón­de es­tá él? Pre­gun­ta.
    Asiento por­que, por la for­ma en la que lo di­ce, es­tá cla­ro que Se­ne­ca Cra­ne ha si­do ej­ecu­ta­do. El olor a ro­sas y san­g­re se ha hec­ho más fu­er­te aho­ra que só­lo nos se­pa­ra un es­c­ri­to­rio. Hay una ro­sa en la so­la­pa del Pre­si­den­te Snow, lo que por lo me­nos su­gi­ere una fu­en­te pa­ra el per­fu­me de flo­res, pe­ro de­be de es­tar ge­né­ti­ca­men­te me­j­ora­da, por­que nin­gu­na ro­sa re­al hu­ele co­mo esa. Y en lo que res­pec­ta a la san­g­re… no lo sé.
    Después de eso, no ha­bía na­da que ha­cer sal­vo de­j­ar­te in­ter­p­re­tar tu pe­qu­eña ob­ra. Y tam­bi­én fu­is­te bas­tan­te bu­ena con eso de la co­le­gi­ala lo­ca de amor. La gen­te del Ca­pi­to­lio es­ta­ba bas­tan­te con­ven­ci­da. De­sa­for­tu­na­da­men­te, no to­dos en los dis­t­ri­tos se tra­ga­ron tu ac­tu­aci­ón.
    Mi ca­ra de­be de re­gis­t­rar por lo me­nos un bre­ve des­con­ci­er­to, por­que se ex­p­li­ca.
    Esto, por su­pu­es­to, tú no lo sa­bes. No ti­enes ac­ce­so a in­for­ma­ci­ón sob­re el hu­mor en ot­ros dis­t­ri­tos. En va­ri­os de el­los, sin em­bar­go, la gen­te vio tu pe­qu­eño tru­co con las ba­yas co­mo un ac­to de de­sa­fío, no un ac­to de amor. Y si una chi­ca del Dis­t­ri­to Do­ce, de en­t­re to­dos los si­ti­os, pu­ede de­sa­fi­ar al Ca­pi­to­lio y sa­lir im­pu­ne, ¿qué va a im­pe­dir­les a el­los ha­cer lo mis­mo? Di­ce. ¿Qué hay que pre­ver, di­ga­mos, un le­van­ta­mi­en­to?
    Lleva un mo­men­to el que es­ta fra­se sur­ta su efec­to. Des­pu­és to­do su pe­so me gol­pea. ¿Ha ha­bi­do le­van­ta­mi­en­tos? Pre­gun­to, tan he­la­da co­mo eufó­ri­ca an­te la po­si­bi­li­dad.
    Aún no. Pe­ro ven­d­rán si el cur­so de las co­sas no cam­bia. Y es sa­bi­do que los le­van­ta­mi­en­tos lle­van a la re­vo­lu­ci­ón. El Pre­si­den­te Snow se fro­ta un pun­to sob­re la ce­ja iz­qu­i­er­da, el mis­mo pun­to don­de yo mis­ma ten­go jaqu­ecas. ¿Ti­enes idea de lo que eso sig­ni­fi­ca­ría? ¿Cu­án­ta gen­te mo­ri­ría? ¿A qué con­di­ci­ones ten­d­rí­an que en­f­ren­tar­se los que sob­re­vi­vi­eran? Cu­ales qu­i­era que se­an los prob­le­mas que al­gu­i­en ten­ga con el Ca­pi­to­lio, cré­eme cu­an­do lo di­go, si es­te li­be­ra­ra su agar­re sob­re los dis­t­ri­tos si­qu­i­era por un cor­to pe­rí­odo, to­do el sis­te­ma se co­lap­sa­ría.
    Me des­con­ci­er­ta su fran­qu­eza e in­c­lu­so la sin­ce­ri­dad de su dis­cur­so. Co­mo si su pre­ocu­pa­ci­ón pri­ma­ria fu­era el bi­enes­tar de los ci­uda­da­nos de Pa­nem, cu­an­do no hay na­da más le­j­os de la re­ali­dad. No sé có­mo me at­re­vo a de­cir las si­gu­i­en­tes pa­lab­ras, pe­ro lo ha­go.
    Debe de ser muy frá­gil, si un pu­ña­do de ba­yas pu­ede ti­rar­lo aba­jo.
    Hay una lar­ga pa­usa en la que me exa­mi­na. Des­pu­és se li­mi­ta a de­cir:
    Es frá­gil, pe­ro no en la for­ma en que tú su­po­nes.
    Hay un gol­pe­teo en la pu­er­ta, y el hom­b­re del Ca­pi­to­lio me­te la ca­be­za.
    Su mad­re qu­i­ere sa­ber si de­sea té.
    Lo de­se­aría. De­se­aría té. Di­ce el pre­si­den­te. La pu­er­ta se ab­re más, y al­lí es­tá mi mad­re, sos­te­ni­en­do una ban­de­ja con el ju­ego de por­ce­la­na chi­na que mi mad­re tra­jo a la Ve­ta cu­an­do se ca­só. Dé­j­elo aquí, por fa­vor. Co­lo­ca su lib­ro en la es­qu­ina del es­c­ri­to­rio y da unos gol­pe­ci­tos sob­re el cen­t­ro.
    Mi mad­re co­lo­ca la ban­de­ja en el es­c­ri­to­rio. Con­ti­ene una te­te­ra chi­na y ta­zas, cre­ma y azú­car, y un pla­to de gal­le­tas. Es­tán pre­ci­osa­men­te gla­se­adas con flo­res cu­ida­do­sa­men­te co­lo­re­adas. El gla­se­ado só­lo pu­ede ser ob­ra de Pe­eta.
    Qué vi­si­ón más bi­en­ve­ni­da. Sa­bes, es gra­ci­oso con qué fre­cu­en­cia la gen­te se ol­vi­da de que los pre­si­den­tes tam­bi­én ti­enen que co­mer. Di­ce en­can­ta­do­ra­men­te el Pre­si­den­te Snow.
    Bueno, por lo me­nos pa­re­ce re­la­j­ar a mi mad­re un po­co. ¿Pu­edo ser­vir­le al­go más? Pu­edo co­ci­nar al­go más sus­tan­ci­al si ti­ene ham­b­re. Of­re­ce.
    No, es­to no pod­ría ser más per­fec­to. Gra­ci­as. Di­ce, cla­ra­men­te des­pi­di­én­do­la. Mi mad­re asi­en­te, me lan­za una mi­ra­da, y se va. El Pre­si­den­te Snow vi­er­te té pa­ra am­bos y lle­na el su­yo con cre­ma y azú­car, des­pu­és se to­ma su ti­em­po re­vol­vi­en­do. Pre­si­en­to que ya ha dic­ho to­do lo que te­nía que de­cir y que es­tá es­pe­ran­do a que yo res­pon­da.
    No pre­ten­día em­pe­zar nin­gún le­van­ta­mi­en­to. Le di­go.
    Te creo. No im­por­ta. Tu es­ti­lis­ta re­sul­tó ser pro­fé­ti­co en su elec­ci­ón de ves­tu­ario. Kat­niss Ever­de­en, la chi­ca que es­ta­ba en lla­mas, has pro­por­ci­ona­do la chis­pa que, de qu­edar de­sa­ten­di­da, pu­ede aumen­tar ha­cia un in­fi­er­no que des­t­ru­ya Pa­nem. ¿Por qué no me ma­ta aho­ra? Su­el­to de re­pen­te. ¿Púb­li­ca­men­te? Pre­gun­ta. Eso só­lo aña­di­ría fu­el a las lla­mas.
    Arregle un ac­ci­den­te, en­ton­ces. ¿Qu­i­én se lo cre­ería? No tú, si es­tu­vi­eras mi­ran­do.
    Entonces só­lo dí­ga­me lo que qu­i­ere que ha­ga. Lo ha­ré.
    Si só­lo fu­era tan sen­cil­lo. Co­ge una de las gal­le­tas flo­re­adas y la exa­mi­na.
    Encantador. ¿Las hi­zo tu mad­re?
    Peeta. Y por pri­me­ra vez, en­cu­en­t­ro que no pu­edo sos­te­ner­le la mi­ra­da. Me in­c­li­no pa­ra co­ger mi té pe­ro lo vu­el­vo a ba­j­ar cu­an­do oigo a la ta­za tin­ti­ne­ar con­t­ra el pla­til­lo. Pa­ra cub­rir­lo, co­jo rá­pi­da­men­te una gal­le­ta.
    Peeta. ¿Có­mo es­tá el amor de tu vi­da?
    Bien. ¿En qué pun­to se dio cu­en­ta del gra­do exac­to de tu in­di­fe­ren­cia? Pre­gun­ta, mo­j­an­do su gal­le­ta en el té.
    No soy in­di­fe­ren­te.
    Pero tal vez no tan en­can­ta­da con el joven co­mo le hi­cis­te cre­er al pa­ís. ¿Qu­i­én di­ce que no lo es­toy?
    Yo. Di­ce el pre­si­den­te. Y no es­ta­ría aquí si fu­era el úni­co que tu­vi­era du­das. ¿Có­mo es­tá el gu­apo pri­mo?
    No lo sé… Yo no… Mi re­pul­si­ón an­te es­ta con­ver­sa­ci­ón, an­te el dis­cu­tir mis sen­ti­mi­en­tos sob­re dos de las per­so­nas que más me im­por­tan con el Pre­si­den­te Snow, me aho­ga.
    Habla, se­ño­ri­ta Ever­de­en. A él pu­edo ma­tar­lo fá­cil­men­te si no lle­ga­mos a una fe­liz re­so­lu­ci­ón. Di­ce. No le es­tás ha­ci­en­do nin­gún fa­vor de­sa­pa­re­ci­en­do en el bos­que con él ca­da do­min­go.
    Si sa­be es­to, ¿qué más sa­be? ¿Y có­mo lo sa­be? Muc­ha gen­te pod­ría de­cir­le que Ga­le y yo nos pa­sa­mos los do­min­gos ca­zan­do. ¿No apa­re­ce­mos al fi­nal de to­dos el­los car­ga­dos de ca­za? ¿No lo he­mos hec­ho du­ran­te años? La ver­da­de­ra cu­es­ti­ón es qué cree él que su­ce­de en el bos­que más al­lá del Dis­t­ri­to 12. Se­gu­ro que no nos han es­ta­do ras­t­re­an­do al­lí. ¿O sí? ¿Nos pod­rí­an ha­ber se­gu­ido? Eso pa­re­ce im­po­sib­le. Por lo me­nos por una per­so­na. ¿Cá­ma­ras? Eso nun­ca se me pa­só por la ca­be­za has­ta es­te mo­men­to. El bos­que si­em­p­re ha si­do nu­es­t­ro lu­gar se­gu­ro, nu­es­t­ro lu­gar más al­lá del al­can­ce del Ca­pi­to­lio, don­de so­mos lib­res de de­cir lo que sen­ti­mos, ser qu­i­enes so­mos. Por lo me­nos an­tes de los Ju­egos. Si nos han es­ta­do ob­ser­van­do des­de en­ton­ces, ¿qué es lo que han vis­to? A dos per­so­nas ca­zan­do, di­ci­en­do co­sas tra­ido­ras con­t­ra el Ca­pi­to­lio, sí. Pe­ro no a dos per­so­nas ena­mo­ra­das, que es lo que pa­re­ce ser la im­p­li­ca­ci­ón del Pre­si­den­te Snow. En ese sen­ti­do es­ta­mos se­gu­ros. A no ser… a no ser…
    Sólo su­ce­dió una vez. Fue rá­pi­do e ines­pe­ra­do, pe­ro su­ce­dió.
    Después de que Pe­eta y yo lle­gá­ra­mos a ca­sa de los Ju­egos, pa­sa­ron va­ri­os me­ses an­tes de que vi­era a Ga­le a so­las. Pri­me­ro es­ta­ban las ce­leb­ra­ci­ones ob­li­ga­to­ri­as. Un ban­qu­ete pa­ra los ven­ce­do­res al que tan só­lo es­ta­ba in­vi­ta­da la gen­te de más ca­te­go­ría. Un fes­ti­vo pa­ra to­do el dis­t­ri­to con co­mi­da gra­tis y en­t­re­te­ni­mi­en­tos tra­ídos des­de el Ca­pi­to­lio. El Día del Pa­qu­ete, el pri­me­ro de do­ce, du­ran­te el cu­al se le en­t­re­ga­ban pa­qu­etes de co­mi­da a ca­da per­so­na del dis­t­ri­to. Ese fue mi fa­vo­ri­to. Ver a to­dos esos ni­ños ham­b­ri­en­tos en la Ve­ta cor­ri­en­do por al­lí, agi­tan­do la­tas de sal­sa de man­za­na, la­tas de car­ne, in­c­lu­so go­lo­si­nas. En ca­sa, de­ma­si­ado gran­des co­mo pa­ra lle­var­las ma­nu­al­men­te, es­ta­rí­an sa­cos de gra­no, la­tas de ace­ite. Sa­ber que una vez al mes du­ran­te un año to­dos re­ci­bi­rí­an ot­ro pa­qu­ete. Esa fue una de las po­cas ve­ces en que me sen­tí bi­en de ver­dad por ga­nar los Ju­egos.
    Así que en­t­re las ce­re­mo­ni­as y los even­tos y los pe­ri­odis­tas do­cu­men­tan­do ca­da mo­vi­mi­en­to mío mi­en­t­ras pre­si­día y ag­ra­de­cía y be­sa­ba a Pe­eta pa­ra el púb­li­co, no te­nía pri­va­ci­dad en ab­so­lu­to. Des­pu­és de unas cu­an­tas se­ma­nas, las co­sas se cal­ma­ron por fin. Los cá­ma­ras y los pe­ri­odis­tas hi­ci­eron las ma­le­tas y se fu­eron a ca­sa. Pe­eta y yo asu­mi­mos la re­la­ci­ón fría que ha­bí­amos man­te­ni­do des­de en­ton­ces. Mi fa­mi­lia se asen­tó en la ca­sa de la Al­dea de los Ven­ce­do­res. La vi­da di­aria del Dis­t­ri­to 12tra­ba­j­ado­res a las mi­nas, ni­ños al co­le­gi­ore­cu­pe­ró su rit­mo nor­mal. Es­pe­ré has­ta que pen­sé que de ver­dad ya no ha­bía mo­ros en la cos­ta, y en­ton­ces un do­min­go, sin de­cír­se­lo a na­die, me le­van­té ho­ras an­tes del ama­ne­cer y sa­lí ha­cia el bos­que.
    El ti­em­po aún es­ta­ba lo bas­tan­te cá­li­do co­mo pa­ra que no ne­ce­si­ta­ra cha­qu­eta. Em­pa­qu­eté una bol­sa lle­na de co­mi­das es­pe­ci­ales, pol­lo frío y qu­eso y pan de pa­na­de­ría y na­ra­nj­as. En mi an­ti­gua ca­sa me pu­se mis bo­tas de ca­za. Co­mo si­em­p­re, la ve­rja no es­ta­ba car­ga­da y era fá­cil des­li­zar­se ha­cia el bos­que y re­cu­pe­rar mi ar­co y mis flec­has. Fui a nu­es­t­ro si­tio, el de Ga­le y mío, don­de ha­bí­amos com­par­ti­do el de­sa­yu­no la ma­ña­na de la co­sec­ha que me en­vió a los Ju­egos.
    Esperé por lo me­nos dos ho­ras. Ha­bía em­pe­za­do a pen­sar que él ha­bía re­nun­ci­ado a mí en las se­ma­nas que ha­bí­an pa­sa­do. O que ya no le im­por­ta­ba. Que me odi­aba, in­c­lu­so. Y la idea de per­der­lo pa­ra si­em­p­re, a mi me­j­or ami­go, la úni­ca per­so­na a la que le ha­bía con­fi­ado nun­ca mis sec­re­tos, era tan do­lo­ro­sa que no pu­de so­por­tar­la. No por en­ci­ma de to­do lo que ha­bía pa­sa­do. Po­día sen­tir mis oj­os lle­nán­do­se de lág­ri­mas y un nu­do em­pe­zan­do a for­mar­se en mi gar­gan­ta de la for­ma en que ha­ce cu­an­do me pon­go tris­te.
    Entonces al­cé la vis­ta y al­lí es­ta­ba él, a tres met­ros de dis­tan­cia, sim­p­le­men­te mi­rán­do­me.
    Sin pen­sar si­qu­i­era, me le­van­té de un sal­to y lo ro­deé con los bra­zos, ha­ci­en­do un so­ni­do ra­ro que com­bi­na­ba ri­sa, aho­go y llan­to. Él me sos­te­nía con tan­ta fu­er­za que no po­día ver­le la ca­ra, pe­ro pa­só muc­ho, muc­ho ti­em­po an­tes de que me sol­ta­ra, y eso fue por­que no te­nía muc­ha elec­ci­ón, ya que me ha­bía da­do un ata­que de hi­po in­c­re­íb­le­men­te ru­ido­so y te­nía que be­ber al­go.
    Hicimos lo de si­em­p­re ese día. Co­mi­mos el de­sa­yu­no. Ca­za­mos y pes­ca­mos y re­co­lec­ta­mos.
    Hablamos de la gen­te en la ci­udad. Pe­ro no sob­re no­sot­ros, su nu­eva vi­da en las mi­nas, mi ti­em­po en la are­na. Só­lo sob­re ot­ras co­sas. Pa­ra cu­an­do es­tu­vi­mos en el agu­j­ero en la ve­rja que es­tá más cer­ca del Qu­ema­dor, me pa­re­ce que cre­ía de ver­dad que las co­sas vol­ve­rí­an a ser lo mis­mo. Que pod­rí­amos se­gu­ir ade­lan­te co­mo si­em­p­re. Le ha­bía da­do a Ga­le to­da la ca­za pa­ra ca­nj­e­ar ya que no­sot­ras aho­ra te­ní­amos muc­hí­si­ma co­mi­da. Le di­je que no pa­sa­ría por el Qu­ema­dor, in­c­lu­so aun­que te­nía muc­has ga­nas de ir al­lí, por­que mi mad­re y her­ma­na ni si­qu­i­era sa­bí­an que ha­bía ido a ca­zar y se es­ta­rí­an pre­gun­tan­do dón­de es­ta­ba. En­ton­ces de pron­to, cu­an­do es­ta­ba su­gi­ri­en­do que yo me en­car­ga­ría de re­vi­sar di­ari­amen­te las tram­pas, to­mó mi ros­t­ro en­t­re sus ma­nos y me be­só.
    No es­ta­ba pre­pa­ra­da en ab­so­lu­to. Pen­sa­rí­as que des­pu­és de to­das las ho­ras que ha­bía pa­sa­do con Ga­le­vi­én­do­le hab­lar y re­ír y po­ner­se ce­ñu­do­sab­ría to­do lo que ha­bía que sa­ber sob­re sus la­bi­os. Pe­ro no me ha­bía ima­gi­na­do qué cá­li­dos se sen­ti­rí­an pre­si­ona­dos con­t­ra los mí­os. O có­mo esas ma­nos, que po­dí­an pre­pa­rar la más in­t­rin­ca­da de las tram­pas, po­dí­an at­ra­par­me con la mis­ma fa­ci­li­dad. Creo que hi­ce al­gún so­ni­do en la par­te ba­ja de mi gar­gan­ta, y re­cu­er­do va­ga­men­te mis de­dos, cer­ra­dos con fu­er­za, po­sa­dos con­t­ra su pec­ho. En­ton­ces me sol­tó y di­jo, "Te­nía que ha­cer­lo. Por lo me­nos una vez." Y se fue.
    A pe­sar del hec­ho de que es­ta­ba anoc­he­ci­en­do y mi fa­mi­lia es­ta­ría pre­ocu­pa­da, me sen­té jun­to a un ár­bol al la­do de la ve­rja. In­ten­té de­ci­dir có­mo me sen­tía con res­pec­to al be­so, si me ha­bía gus­ta­do o si lo la­men­ta­ba, pe­ro to­do lo que re­cor­da­ba era la pre­si­ón de los la­bi­os de Ga­le y el per­fu­me a na­ra­nj­as que aún per­ma­ne­cía en su pi­el. No te­nía sen­ti­do com­pa­rar­lo con los muc­hos be­sos que ha­bía in­ter­cam­bi­ado con Pe­eta. Aún no ha­bía de­ci­di­do si al­gu­no de esos con­ta­ba. Al fi­nal me fui a ca­sa.
    Esa se­ma­na me en­car­gué de las tram­pas y de­jé la car­ne en ca­sa de Ha­zel­le. Pe­ro no vi a Ga­le has­ta el do­min­go. Te­nía to­do es­te dis­cur­so pre­pa­ra­do, sob­re có­mo no qu­ería un no­vio y no pla­ne­aba ca­sar­me nun­ca, pe­ro al fi­nal no lo usé. Ga­le ac­tuó co­mo si el be­so nun­ca hu­bi­era su­ce­di­do. Tal vez es­ta­ba es­pe­ran­do que yo di­j­era al­go. O que lo be­sa­ra yo a él. En vez de el­lo me li­mi­té a fin­gir tam­bi­én que nun­ca ha­bía su­ce­di­do. Pe­ro ha­bía su­ce­di­do. Ga­le ha­bía hec­ho añi­cos una bar­re­ra in­vi­sib­le en­t­re no­sot­ros y, con el­la, cu­al­qu­i­er es­pe­ran­za que te­nía yo de re­cu­pe­rar nu­es­t­ra an­ti­gua amis­tad sin com­p­li­ca­ci­ones. Sin im­por­tar cu­án­to fin­gi­era, nun­ca pu­de mi­rar a sus la­bi­os de exac­ta­men­te la mis­ma for­ma.
    Todo es­to cru­za mi ca­be­za en un in­s­tan­te mi­en­t­ras los oj­os del Pre­si­den­te Snow se cla­van en mí tras la ame­na­za de ma­tar a Ga­le. ¡Qué es­tú­pi­da he si­do al cre­er que el Ca­pi­to­lio se li­mi­ta­ría a ig­no­rar­me una vez hu­bi­era vu­el­to a ca­sa! Tal vez no su­pi­era na­da de los po­ten­ci­ales le­van­ta­mi­en­tos. Pe­ro sa­bía que es­ta­ban en­fa­da­dos con­mi­go. En vez de ac­tu­ar con la pre­ca­uci­ón ex­t­re­ma que la si­tu­aci­ón re­qu­ería, ¿qué ha­bía hec­ho? Des­de el pun­to de vis­ta del pre­si­den­te, ha­bía ig­no­ra­do a Pe­eta y alar­de­ado de mi pre­fe­ren­cia por la com­pa­ñía de Ga­le an­te to­do el dis­t­ri­to. Y ha­ci­en­do eso ha­bía de­j­ado cla­ro que es­ta­ba, de hec­ho, bur­lán­do­me del Ca­pi­to­lio. Aho­ra ha­bía pu­es­to en pe­lig­ro a Ga­le y a su fa­mi­lia y a mi fa­mi­lia y tam­bi­én a Pe­eta, por mi des­p­re­ocu­pa­ci­ón.
    Por fa­vor no le ha­ga da­ño a Ga­le. Su­sur­ro. Só­lo es mi ami­go. Ha si­do mi ami­go du­ran­te años. Eso es to­do lo que hay en­t­re no­sot­ros. Ade­más, aho­ra to­do el mun­do cree que so­mos pri­mos.
    Sólo es­toy in­te­re­sa­do en có­mo afec­ta a tu di­ná­mi­ca con Pe­eta, y en con­se­cu­en­cia afec­tan­do al hu­mor en los dis­t­ri­tos.
    Será lo mis­mo en el to­ur. Es­ta­ré tan ena­mo­ra­da de él co­mo lo es­ta­ba.
    Como lo es­tás. Cor­ri­ge el Pre­si­den­te Snow.
    Como lo es­toy. Con­fir­mo.
    Sólo que lo ti­enes que ha­cer aún me­j­or si se van a evi­tar los le­van­ta­mi­en­tos. Es­te to­ur se­rá tu úni­ca opor­tu­ni­dad pa­ra dar­le la vu­el­ta a las co­sas.
    Lo sé. Lo ha­ré. Con­ven­ce­ré a to­dos en los dis­t­ri­tos de que no es­ta­ba de­sa­fi­an­do al Ca­pi­to­lio, que es­ta­ba lo­ca de amor.
    El Pre­si­den­te Snow se le­van­ta y se lim­pia los la­bi­os hin­c­ha­dos con una ser­vil­le­ta.
    Apunta más al­to por si aca­so te qu­edas cor­ta. ¿Qué qu­i­ere de­cir? ¿Có­mo pu­edo apun­tar más al­to? Pre­gun­to.
    Convénceme a mí. Di­ce. De­ja ca­er la ser­vil­le­ta y re­co­ge su lib­ro. No lo mi­ro mi­en­t­ras se di­ri­ge ha­cia la pu­er­ta, así que me sob­re­sal­to cu­an­do me su­sur­ra en el oído. Por ci­er­to, sé lo del be­so.
    Después la pu­er­ta se ci­er­ra tras él. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

HERMOSO. El que más me gustó de los tres, los juegos fueron mucho más emocionantes que los primeros y la historia de Katniss y Peeta evoluciona muchísimo. Definitivamente lo reocomiendo.

Paula

Anónimo dijo...

Al leer te enamoras tanto de Peeta como de Gale

Anónimo dijo...

Solo quiero leer cosas de peeta es que lo amo y gale es un tonto

Peeta-katniss-Gale

Peeta-katniss-Gale