‎- Es la hora. Ya no hay vuelta atrás. Los juegos van a comenzar. Los tributos deben salir a la Arena y luchar por sobrevivir. Ganar significa Fama y riqueza, perder significa la muerte segura...

¡Que empiecen los Septuagésimo Cuartos Juegos del Hambre!

Fragmento de Sinsajo


Hay un lecho de hierba, una almohada verde suave;
Recuesta tu cabeza y cierra tus adormilados ojos
Y cuando los abras de nuevo, el sol estará en el cielo.
Aquí es seguro, aquí es cálido
Aquí las margaritas te protegen de cualquier daño
Aquí tus sueños son dulces y mañana se harán realidad
Y mi amor por ti aquí perdurará.

Seguidores

martes, 16 de agosto de 2011

En Llamas/Capitulo 3


3



    El olor a san­g­re… es­ta­ba en su ali­en­to. ¿Qué es lo que ha­ce? Pi­en­so. ¿Be­ber­la? Me lo ima­gi­no be­bi­én­do­la en una ta­za de té.
    Mojando una gal­le­ti­ta y sa­cán­do­la go­te­an­do ro­jo.
    En el ex­te­ri­or de la ven­ta­na, el coc­he vu­el­ve a la vi­da, su­ave y si­len­ci­oso co­mo el ron­ro­neo de un ga­to, des­pu­és de­sa­pa­re­ce en la dis­tan­cia. Se va tal y co­mo lle­gó, sin lla­mar la aten­ci­ón.
    La ha­bi­ta­ci­ón pa­re­ce es­tar dan­do vu­el­tas len­tas y tor­ci­das, y me pre­gun­to si qu­izás me voy a des­ma­yar. Me in­c­li­no ha­cia de­lan­te y me afer­ro al es­c­ri­to­rio con una ma­no. La ot­ra aún sos­ti­ene la pre­ci­osa gal­le­ta de Pe­eta. Creo que te­nía un li­rio atig­ra­do en­ci­ma, pe­ro aho­ra es­tá re­du­ci­da a mi­gas en mi pu­ño. Ni si­qu­i­era sa­bía que la es­tu­vi­era ap­las­tan­do, pe­ro su­pon­go que te­nía que su­j­etar­me a al­go cu­an­do mi mun­do se sa­lía fu­era de con­t­rol.
    Una vi­si­ta del Pre­si­den­te Snow. Dis­t­ri­tos al bor­de de le­van­ta­mi­en­tos. Una ame­na­za de mu­er­te di­rec­ta ha­cia Ga­le, con ot­ras que la se­gu­irí­an. To­dos a qu­i­enes qu­i­ero con­de­na­dos. ¿Y qu­i­én sa­be qu­i­én más pa­ga­rá por mis ac­ci­ones? A no ser que le dé la vu­el­ta a las co­sas en es­te to­ur. Aqu­i­etar el des­con­ten­to y tran­qu­ili­zar la men­te del pre­si­den­te. ¿Y có­mo? De­mos­t­ran­do al pa­ís sin som­b­ra de du­da que amo a Pe­eta Mel­lark.
    No pu­edo ha­cer­lo, pi­en­so. No soy tan bu­ena. Pe­eta es el bu­eno, el que gus­ta. Pu­ede ha­cer que la gen­te se crea cu­al­qu­i­er co­sa. Yo soy la que se cal­la y se si­en­ta y de­ja que él hab­le por los dos tan­to co­mo sea po­sib­le. Pe­ro no es Pe­eta qu­i­en ti­ene que de­mos­t­rar su de­vo­ci­ón. Soy yo.
    Oigo las pi­sa­das rá­pi­das y si­len­ci­osas de mi mad­re en el pa­sil­lo. El­la no pu­ede sa­ber­lo, pi­en­so. No pu­ede sa­ber na­da de es­to. Le­van­to mis ma­nos sob­re la ban­de­ja y me sa­cu­do rá­pi­da­men­te los tro­ci­tos de gal­le­ta de mi pal­ma y mis de­dos. Agi­ta­da, to­mo un sor­bo de mi té. ¿Está to­do bi­en, Kat­niss? Pre­gun­ta.
    Está bi­en. Nun­ca lo ve­mos en te­le­vi­si­ón, pe­ro el pre­si­den­te si­em­p­re vi­si­ta a los ven­ce­do­res an­tes del to­ur pa­ra de­se­ar­les su­er­te. Di­go aleg­re­men­te.
    El ros­t­ro de mi mad­re se lle­na de ali­vio.
    Oh. Pen­sé que ha­bía al­gún ti­po de prob­le­ma.
    No, en ab­so­lu­to. El prob­le­ma em­pe­za­rá cu­an­do mi equ­ipo de pre­pa­ra­ci­ón vea có­mo he de­j­ado que mis ce­j­as vu­el­van a cre­cer. Mi mad­re se ríe, y pi­en­so sob­re có­mo no hu­bo vu­el­ta at­rás una vez em­pe­cé a cu­idar de mi fa­mi­lia cu­an­do te­nía on­ce años. Có­mo si­em­p­re ten­d­ré que pro­te­ger­la.


    ¿Por qué no em­pi­ezas tu ba­ño? Pre­gun­ta.
    Genial. Di­go, y pu­edo ver qué sa­tis­fec­ha es­tá por mi res­pu­es­ta.
    Desde que vol­ví a ca­sa he es­ta­do in­ten­tan­do muc­ho ar­reg­lar la re­la­ci­ón con mi mad­re.
    Pidiéndole que ha­ga co­sas por mí en vez de rec­ha­zar cu­al­qu­i­er of­re­ci­mi­en­to de ayu­da co­mo ha­bía hec­ho du­ran­te años por la ira. De­j­ar­le ad­mi­nis­t­rar to­do el di­ne­ro que ga­né. De­vol­ver­le los ab­ra­zos en vez de to­le­rar­los. Mi ti­em­po en la are­na me hi­zo dar­me cu­en­ta de có­mo te­nía que de­j­ar de cas­ti­gar­la por lo que no po­día evi­tar, es­pe­cí­fi­ca­men­te la hor­rib­le dep­re­si­ón en que ha­bía ca­ído tras la mu­er­te de mi pad­re. Por­que a ve­ces a las per­so­nas les pa­san co­sas y no es­tán pre­pa­ra­das pa­ra li­di­ar con el­las.
    Como yo, por ej­em­p­lo. Jus­to aho­ra.
    Además, hay una co­sa ma­ra­vil­lo­sa que hi­zo cu­an­do vol­ví al dis­t­ri­to. Des­pu­és de que nu­es­t­ras fa­mi­li­as y ami­gos nos hu­bi­eran re­ci­bi­do a Pe­eta y a mí en la es­ta­ci­ón de tren, hu­bo va­ri­as pre­gun­tas que se les per­mi­tió a los re­por­te­ros. Al­gu­i­en le pre­gun­tó a mi mad­re qué pen­sa­ba de mi nu­evo no­vio y el­la res­pon­dió que, aun­que Pe­eta era el mo­de­lo exac­to de lo que cu­al­qu­i­er joven de­be­ría ser, yo aún no era lo bas­tan­te ma­yor co­mo pa­ra te­ner no­vio en ab­so­lu­to. Hu­bo muc­has ri­sas y co­men­ta­ri­os co­mo "Algu­i­en es­tá en prob­le­mas" por par­te de la pren­sa, y Pe­eta de­jó ca­er mi ma­no y se apar­tó li­ge­ra­men­te de mí. Eso no du­ró muc­ho­ha­bía de­ma­si­ada pre­si­ón pa­ra ac­tu­ar de ot­ra for­ma­pe­ro nos dio una ex­cu­sa pa­ra ser un po­co más re­ser­va­dos de lo que ha­bí­amos si­do en el Ca­pi­to­lio. Y tal vez ayu­de a ex­p­li­car qué po­co se me ha vis­to en com­pa­ñía de Pe­eta des­de que se mar­c­ha­ron las cá­ma­ras.
    Subo las es­ca­le­ras ha­cia el cu­ar­to de ba­ño, don­de un ba­ño hu­me­an­te me es­pe­ra. Mi mad­re ha aña­di­do una bol­si­ta de flo­res se­cas que per­fu­ma el aire. Nin­gu­na de no­sot­ras es­tá acos­tum­b­ra­da al lu­jo de ab­rir un gri­fo y te­ner un su­mi­nis­t­ro sin lí­mi­te de agua ca­li­en­te en­t­re los de­dos. Só­lo te­ní­amos fría en nu­es­t­ra ca­sa en la Ve­ta, y un ba­ño su­po­nía her­vir el res­to sob­re el fu­ego. Me des­vis­to y des­ci­en­do ha­cia el agua se­do­sa­mi mad­re tam­bi­én ha ver­ti­do al­gún ti­po de ace­itee in­ten­to asu­mir la si­tu­aci­ón.
    La pri­me­ra cu­es­ti­ón es a qu­i­én con­tár­se­lo, si es que a na­die. No a mi mad­re ni a Prim, ob­vi­amen­te; el­las só­lo en­fer­ma­rí­an por la pre­ocu­pa­ci­ón. No a Ga­le. In­c­lu­so aun­que pu­di­era hab­lar con él. ¿Qué ha­ría con la in­for­ma­ci­ón, en cu­al­qu­i­er ca­so? Si es­tu­vi­era so­lo, tal vez lo per­su­adi­ría pa­ra que hu­ye­ra. Ci­er­ta­men­te pod­ría sob­re­vi­vir en el bos­que. Pe­ro no es­tá so­lo y nun­ca de­j­aría a su fa­mi­lia. O a mí. Cu­an­do lle­gue a ca­sa ten­d­ré que de­cir­le al­go de por qué nu­es­t­ros do­min­gos son co­sa del pa­sa­do, pe­ro no pu­edo pen­sar en qué jus­to aho­ra. Só­lo en mi pró­xi­mo mo­vi­mi­en­to. Ade­más, Ga­le es­tá ya tan fu­ri­oso con el Ca­pi­to­lio que a ve­ces pi­en­so que va a ar­reg­lar su pro­pio le­van­ta­mi­en­to. Lo úl­ti­mo que ne­ce­si­ta es un in­cen­ti­vo. No, no pu­edo de­cir­le a na­die lo que de­jo det­rás en el Dis­t­ri­to 12.
    Aún hay gen­te en la que pod­ría con­fi­ar, em­pe­zan­do por Cin­na, mi es­ti­lis­ta. Pe­ro su­pon­go que Cin­na tal vez es­té ya en pe­lig­ro, y no qu­i­ero me­ter­lo en más prob­le­mas por aso­ci­aci­ón con­mi­go. Des­pu­és es­tá Pe­eta, qu­i­en se­rá mi com­pa­ñe­ro en es­te en­ga­ño, pe­ro ¿có­mo em­pi­ezo esa con­ver­sa­ci­ón? "Eh, Pe­eta, ¿te acu­er­das de có­mo te di­je que ha­bía es­ta­do más o me­nos fin­gi­en­do es­tar ena­mo­ra­da de ti? Bu­eno, pu­es ne­ce­si­to de ve­ras que te ol­vi­des de to­do eso aho­ra y ac­tú­es sú­per-ena­mo­ra­do de mí o el pre­si­den­te ma­ta­rá a Ga­le." No pu­edo ha­cer­lo.
    Además, Pe­eta ac­tu­ará bi­en tan­to si sa­be lo que se ju­ega co­mo si no. Eso me de­ja a Hay­mitch.
    El bor­rac­ho, gru­ñón, pe­le­ón Hay­mitch, sob­re el cu­al aca­bo de ver­ter un cu­en­co de agua he­la­da. Co­mo men­tor mío en los Ju­egos era su de­ber man­te­ner­me con vi­da. Só­lo es­pe­ro que aún es­té por la la­bor.
    Me des­li­zo más aba­jo den­t­ro del agua, de­j­an­do que blo­qu­ee to­do so­ni­do a mi al­re­de­dor.
    Desearía que la ba­ñe­ra se ex­pan­di­era pa­ra que pu­di­era na­dar, co­mo so­lía ha­cer en los dí­as cá­li­dos de ve­ra­no con mi pad­re. Esos dí­as eran es­pe­ci­ales. Nos irí­amos tem­p­ra­no por la ma­ña­na y ca­mi­na­rí­amos más le­j­os de lo ha­bi­tu­al por el bos­que, ha­cia un pe­qu­eño la­go que él ha­bía en­con­t­ra­do mi­en­t­ras ca­za­ba. Ni si­qu­i­era re­cu­er­do ap­ren­der a na­dar, de lo pe­qu­eña que era cu­an­do me en­se­ñó. Só­lo re­cu­er­do bu­ce­ar, dan­do vol­te­re­tas y cha­po­te­an­do por al­lí. El fon­do fan­go­so del la­go ba­jo mis pi­es. El olor a flo­res y a ver­de. Flo­tar sob­re la es­pal­da, tal y co­mo es­toy ha­ci­en­do aho­ra, mi­ran­do al ci­elo azul mi­en­t­ras el bos­que qu­eda­ba si­len­ci­ado por el agua. Él em­bol­sa­ría las aves acu­áti­cas que ani­da­ban jun­to a la oril­la, yo bus­ca­ría hu­evos en­t­re la hi­er­ba, y am­bos bus­ca­rí­amos ra­íces de kat­niss, la plan­ta por la cu­al me ha­bía pu­es­to mi nom­b­re, en los ba­j­í­os. Por la noc­he, cu­an­do lle­gá­ra­mos a ca­sa, mi mad­re fin­gi­ría no re­co­no­cer­me por lo lim­pia que es­ta­ba. Des­pu­és co­ci­na­ría una ce­na alu­ci­nan­te de pa­to asa­do y tu­bér­cu­los de kat­niss al hor­no con sal­sa.
    Nunca lle­vé a Ga­le al la­go. Pod­ría ha­ber­lo hec­ho. Lle­va muc­ho ti­em­po ir al­lí, pe­ro las aves acu­áti­cas son pre­sas tan fá­ci­les que pu­edes re­cu­pe­rar el ti­em­po de ca­za per­di­do. Sin em­bar­go, es un lu­gar que en re­ali­dad nun­ca he qu­eri­do com­par­tir con na­die, un lu­gar que nos per­te­ne­cía tan só­lo a mi pad­re y a mí. Des­de los Ju­egos, cu­an­do he te­ni­do tan po­co con que ocu­par mis dí­as, he ido al­lí un par de ve­ces. La na­ta­ci­ón aún es­ta­ba bi­en, pe­ro en lo fun­da­men­tal la vi­si­ta me dep­ri­mía. Du­ran­te el cur­so de los úl­ti­mos cin­co años, el la­go es­tá re­mar­cab­le­men­te in­cam­bi­ado y yo es­toy ca­si ir­re­co­no­cib­le.
    Incluso ba­jo el agua pu­edo oír los so­ni­dos de la con­mo­ci­ón. Clá­xo­nes de coc­hes pi­tan­do, gri­tos de bi­en­ve­ni­da, pu­er­tas cer­rán­do­se con por­ta­zos. Só­lo pu­ede sig­ni­fi­car que mi co­mi­ti­va ha lle­ga­do. Ape­nas ten­go ti­em­po pa­ra se­car­me con una to­al­la y des­li­zar­me den­t­ro de un al­bor­noz cu­an­do mi equ­ipo de pre­pa­ra­ci­ón ir­rum­pe en el cu­ar­to de ba­ño. No se cu­es­ti­ona la pri­va­ci­dad. En lo que res­pec­ta a mi cu­er­po, no te­ne­mos sec­re­tos, es­tos tres y yo. ¡Kat­niss, tus ce­j­as! Gri­ta Ve­nia na­da más en­t­rar, e in­c­lu­so con los neg­ros nu­bar­ro­nes cer­ni­én­do­se sob­re mí, ten­go que aho­gar una car­ca­j­ada. Su pe­lo agu­ama­ri­na ha si­do es­ti­li­za­do de mo­do que aho­ra sa­le dis­pa­ra­do en pun­tas afi­la­das ro­de­án­do­le to­da la ca­be­za, y los ta­tu­a­j­es do­ra­dos que an­tes es­ta­ban con­fi­na­dos sob­re sus ce­j­as se han es­ti­ra­do ha­cia de­ba­jo de sus oj­os, to­do con­t­ri­bu­yen­do a la ex­p­re­si­ón de que li­te­ral­men­te la he de­j­ado en shock.
    Octavia vi­ene y le da unos gol­pe­ci­tos a Ve­nia en la es­pal­da pa­ra cal­mar­la, su cu­er­po lle­no de cur­vas pa­re­ci­en­do más gor­do de lo ha­bi­tu­al jun­to a la fi­gu­ra del­ga­da y an­gu­lo­sa de Ve­nia.
    Calma, cal­ma. Pu­edes ar­reg­lar eso en un pe­ri­qu­ete. Pe­ro ¿qué voy a ha­cer yo con es­tas uñas? Me agar­ra la ma­no y la ap­la­na en­t­re las dos su­yas de co­lor gu­isan­te. No, su pi­el ya no es exac­ta­men­te ver­de gu­isan­te. Es más co­mo un li­ge­ro ver­de pe­ren­ne. El cam­bio en el to­no es sin du­da un in­ten­to de es­tar en la cres­ta de la ola de las cap­ric­ho­sas mo­das del Ca­pi­to­lio. De ver­dad, Kat­niss, ¡pod­rí­as ha­ber­me de­j­ado al­go con lo que tra­ba­j­ar! Gi­mo­tea.
    Es ci­er­to. Me he mor­di­do las uñas muc­hí­si­mo du­ran­te es­te úl­ti­mo par de me­ses. Pen­sé en de­j­ar el há­bi­to pe­ro no po­día en­con­t­rar una bu­ena ra­zón por la que de­bi­era ha­cer­lo.
    Perdón. Mu­si­to. No me ha­bía pa­sa­do muc­ho ti­em­po pre­ocu­pán­do­me por có­mo afec­ta­ría a mi equ­ipo de pre­pa­ra­ci­ón.
    Flavius le­van­ta va­ri­os mec­ho­nes de mi pe­lo hú­me­do y en­ma­ra­ña­do. Sa­cu­de la ca­be­za de for­ma de­sap­ro­ba­do­ra, ha­ci­en­do que sus ti­ra­bu­zo­nes na­ra­nj­as se pon­gan a bo­tar. ¿Ha to­ca­do al­gu­i­en es­to des­de que nos vis­te por úl­ti­ma vez? Pre­gun­ta se­ve­ra­men­te.Re­cu­er­da, te pe­di­mos ex­p­re­sa­men­te que no to­ca­ras pa­ra na­da tu pe­lo. ¡Sí! Di­go, ag­ra­de­ci­da de po­der de­mos­t­rar que no los ha­bía da­do com­p­le­ta­men­te por ga­ran­ti­za­dos. Qu­i­ero de­cir, no, na­die lo ha cor­ta­do. Sí que me acor­dé de eso. No, no me acor­dé. Es más bi­en que nun­ca sur­gió el te­ma. Des­de que he vu­el­to a ca­sa, to­do lo que he hec­ho ha si­do po­ner­lo en su tren­za ha­bi­tu­al ca­yen­do por mi es­pal­da.
    Esto pa­re­ce ap­la­car­los, y to­dos me be­san, me co­lo­can sob­re una sil­la en mi ha­bi­ta­ci­ón y, co­mo si­em­p­re, em­pi­ezan a hab­lar sin pa­rar ni mo­les­tar­se en sa­ber si es­toy es­cuc­han­do.
    Mientras Ve­nia re­in­ven­ta mis ce­j­as y Oc­ta­via me po­ne uñas fal­sas y Fla­vi­us me fro­ta prin­gue en el pe­lo, lo oigo to­do sob­re el Ca­pi­to­lio. Qué éxi­to fu­eron los Ju­egos, qué abur­ri­das han es­ta­do las co­sas des­de en­ton­ces, có­mo na­die pu­ede es­pe­rar a que Pe­eta y yo los vi­si­te­mos de nu­evo al fi­nal del To­ur de la Vic­to­ria. Des­pu­és de eso, el Ca­pi­to­lio no tar­da­rá muc­ho en em­pe­zar a pre­pa­rar­se pa­ra el Qu­ar­ter Qu­ell (Ndt: no sé cu­ál se­rá la tra­duc­ci­ón ofi­ci­al de Qu­ar­ter Qu­ell, pe­ro sig­ni­fi­ca al­go así co­mo "Aca­bar con el Cu­ar­to") . ¿No es emo­ci­onan­te? ¿No te si­en­tes muy afor­tu­na­da?
    En tu pri­mer año co­mo ven­ce­do­ra, ¡y eres men­to­ra en un Qu­ar­ter Qu­ell!
    Sus pa­lab­ras se su­per­po­nen en un bor­rón de ex­ci­ta­ci­ón.
    Oh, sí. Di­go con voz ne­ut­ra. Es lo me­j­or que con­si­go. En un año nor­mal, ser men­tor de los tri­bu­tos es ma­te­ri­al pa­ra pe­sa­dil­las. Aho­ra no pu­edo ca­mi­nar por el co­le­gio sin pre­gun­tar­me a qué chi­ca de­be­ré en­t­re­nar. Pe­ro pa­ra po­ner las co­sas aún pe­or, es­te es el año de los Sep­tu­agé­si­mo qu­in­tos Ju­egos del Ham­b­re, y eso sig­ni­fi­ca que tam­bi­én es un Qu­ar­ter Qu­ell. Su­ce­den ca­da ve­in­ti­cin­co años, se­ña­lan­do el ani­ver­sa­rio de la der­ro­ta de los dis­t­ri­tos con ce­leb­ra­ci­ones sup­re­mas y, pa­ra ma­yor di­ver­si­ón, al­gún gi­ro mi­se­rab­le pa­ra los tri­bu­tos.
    Nunca he es­ta­do vi­va en nin­gu­no, por su­pu­es­to. Pe­ro re­cu­er­do oír en el co­le­gio que, en el se­gun­do Qu­ar­ter Qu­ell, el Ca­pi­to­lio exi­gió que se en­vi­ara a la are­na el dob­le de tri­bu­tos. Los pro­fe­so­res no en­t­ran muc­ho más en de­tal­le, lo que es sor­p­ren­den­te, por­que es el año en que el muy mi­em­b­ro del Dis­t­ri­to 12, Hay­mitch Aber­nathy, ga­nó la co­ro­na. ¡Más va­le que Hay­mitch se pre­pa­re pa­ra un mon­tón de aten­ci­ón! Chil­la Oli­via.
    Haymitch nun­ca me ha men­ci­ona­do su ex­pe­ri­en­cia per­so­nal en la are­na. Yo nun­ca le pre­gun­ta­ría. Y si al­gu­na vez he vis­to sus Ju­egos te­le­vi­sa­dos en las re­pe­ti­ci­ones, de­bía de ser de­ma­si­ado pe­qu­eña pa­ra acor­dar­me. Pe­ro es­te año el Ca­pi­to­lio no le per­mi­ti­rá ol­vi­dar. En ci­er­to mo­do, es al­go bu­eno que tan­to Pe­eta co­mo yo es­te­mos dis­po­nib­les co­mo men­to­res du­ran­te el Qu­ell, por­que es apu­es­ta se­gu­ra que Hay­mitch es­ta­rá to­tal­men­te bor­rac­ho.
    Después de ha­ber ago­ta­do el te­ma del Qu­ar­ter Qu­ell, mi equ­ipo de pre­pa­ra­ci­ón sal­ta a al­go to­tal­men­te dis­tin­to sob­re sus vi­das in­com­p­ren­sib­le­men­te ton­tas. Qu­i­én di­jo qué sob­re al­gu­i­en del que nun­ca he oído na­da y qué ti­po de za­pa­tos aca­ban de com­p­rar y una lar­ga his­to­ria de Oc­ta­via de qué gran er­ror fue el ha­cer que to­do el mun­do lle­va­ra plu­mas a su fi­es­ta de cum­p­le­años.
    En po­co ti­em­po me du­elen las ce­j­as, mi pe­lo es­tá su­ave y se­do­so, y mis uñas es­tán lis­tas pa­ra ser pin­ta­das. Apa­ren­te­men­te les han da­do in­s­t­ruc­ci­ones de pre­pa­rar só­lo mis ma­nos y ca­ra, pro­bab­le­men­te por­que to­do lo de­más es­ta­rá cu­bi­er­to en el cli­ma frío. Fla­vi­us qu­i­ere de to­do co­ra­zón usar su pin­ta­la­bi­os per­so­nal de co­lor mo­ra­do con­mi­go pe­ro se re­sig­na a uno ro­sa mi­en­t­ras em­pi­ezan a dar­le co­lor a mi ros­t­ro y uñas. Pu­edo ver por la pa­le­ta que Cin­na ha or­de­na­do que va­mos a por al­go in­fan­til, no sexy. Eso es bu­eno. Nun­ca con­ven­ce­ré a na­die de na­da si es­toy in­ten­tan­do ser pro­vo­ca­ti­va. Hay­mitch lo de­jó muy cla­ro cu­an­do me es­ta­ba en­t­re­nan­do pa­ra mi en­t­re­vis­ta en los Ju­egos.
    Mi mad­re en­t­ra, al­go tí­mi­da­men­te, y di­ce que Cin­na le ha pe­di­do que les en­se­ñe có­mo pre­pa­ró mi pe­lo el día de la co­sec­ha. Res­pon­den con en­tu­si­as­mo y lu­ego mi­ran, pro­fun­da­men­te ab­sor­tos, có­mo em­pi­eza el pro­ce­so del ela­bo­ra­do pe­ina­do de tren­zas. En el es­pe­jo pu­edo ver sus ho­nes­tos ros­t­ros si­gu­i­en­do ca­da mo­vi­mi­en­to que ha­ce, lo en­tu­si­as­ma­dos que es­tán cu­an­do es su tur­no pa­ra in­ten­tar un pa­so. De hec­ho, los tres son tan pron­ta­men­te res­pe­tu­osos y aten­tos con mi mad­re que me si­en­to mal por ir por ahí sin­ti­én­do­me tan su­pe­ri­or a el­los. ¿Qu­i­én sa­be qu­i­én se­ría yo o de qué hab­la­ría si hu­bi­era si­do cri­ada en el Ca­pi­to­lio? Tal vez mi ma­yor pe­sar hab­ría si­do el te­ner dis­f­ra­ces de plu­mas en mi cum­p­le­años.
    Cuando mi pe­lo es­tá lis­to, en­cu­en­t­ro a Cin­na en el pi­so de aba­jo en el sa­lón, y ya só­lo la vi­si­ón de él me ha­ce sen­tir­me más es­pe­ran­za­da. Se le ve igu­al que si­em­p­re, ro­pa sen­cil­la, pe­lo mar­rón cor­to, só­lo un po­co de de­li­ne­ador do­ra­do. Nos ab­ra­za­mos, y ape­nas pu­edo rep­ri­mir­me de sol­tar­le to­do el epi­so­dio con el Pre­si­den­te Snow. Pe­ro no, he de­ci­di­do con­tár­se­lo an­tes a Hay­mitch. Él sab­rá me­j­or a qu­i­én car­gar con eso. Sin em­bar­go, es tan fá­cil hab­lar con Cin­na.
    Recientemente, he­mos es­ta­do hab­lan­do muc­ho por el te­lé­fo­no que ve­nía con la ca­sa. Es co­mo un chis­te, por­que ca­si na­die más que co­noz­ca­mos ti­ene uno. Es­tá Pe­eta, pe­ro ob­vi­amen­te no lo lla­mo. Hay­mitch ar­ran­có el su­yo de la pa­red ha­ce años. Mi ami­ga Mad­ge, la hi­ja del al­cal­de, ti­ene un te­lé­fo­no en su ca­sa, pe­ro si qu­ere­mos hab­lar, lo ha­ce­mos en per­so­na. Al prin­ci­pio, la co­sa ca­si nun­ca se usa­ba. Des­pu­és Cin­na em­pe­zó a lla­mar pa­ra tra­ba­j­ar en mi ta­len­to.
    Se su­po­ne que ca­da ven­ce­dor de­be te­ner uno. Tu ta­len­to es la ac­ti­vi­dad a la que te de­di­cas ya que no ti­enes que tra­ba­j­ar ni en el co­le­gio ni en la in­dus­t­ria de tu dis­t­ri­to. Pu­ede ser cu­al­qu­i­er co­sa, en re­ali­dad, cu­al­qu­i­er co­sa sob­re la que pu­edan en­t­re­vis­tar­te. Re­sul­ta que Pe­eta ti­ene un ta­len­to de ver­dad, que es la pin­tu­ra. Ha es­ta­do de­co­ran­do esas tar­tas y gal­le­tas du­ran­te años en la pa­na­de­ría de su fa­mi­lia. Pe­ro aho­ra que es ri­co, pu­ede per­mi­tir­se ex­ten­der pin­tu­ra de ver­dad sob­re li­en­zos. Yo no ten­go un ta­len­to, a no ser que cu­en­tes ca­zar ile­gal­men­te, y el­los no lo cu­en­tan. O tal vez can­tar, al­go que no ha­ría pa­ra el Ca­pi­to­lio ni en un mil­lón de años. Mi mad­re in­ten­tó in­te­re­sar­me en una va­ri­edad de al­ter­na­ti­vas ap­ro­pi­adas de la lis­ta que Ef­fie le en­vió. Co­ci­nar, pre­pa­rar flo­res, to­car la fla­uta. Nin­gu­na de el­las cu­a­jó, aun­que Prim te­nía ma­ña con las tres. Fi­nal­men­te Cin­na en­t­ró en es­ce­na y se of­re­ció a ayu­dar­me a de­sar­rol­lar mi pa­si­ón por di­se­ñar ro­pa, la cu­al sí que ne­ce­si­ta­ba de­sar­rol­lo ya que era ine­xis­ten­te. Pe­ro di­je que sí por­que sig­ni­fi­ca­ba hab­lar con Cin­na, y él pro­me­tió ha­cer to­do el tra­ba­jo.
    Ahora es­tá co­lo­can­do pren­das de ro­pa, te­las y cu­ader­nos de bo­ce­tos con di­se­ños que ha di­bu­j­ado por to­do mi sa­lón. Co­jo uno de los cu­ader­nos y exa­mi­no un ves­ti­do que su­pu­es­ta­men­te creé yo.
    Sabes, creo que soy muy pro­me­te­do­ra. Di­go.
    Vístete, tú, co­sa sin va­lor. Di­ce él, ar­ro­j­án­do­me un mon­tón de ro­pa.
    Tal vez no ten­ga in­te­rés en di­se­ñar ro­pa pe­ro ado­ro la que Cin­na ha­ce pa­ra mí. Co­mo es­ta.
    Pantalones neg­ros flu­idos hec­hos de un ma­te­ri­al gru­eso y cá­li­do. Una có­mo­da ca­mi­sa blan­ca.
    Un jer­sey te­j­ido de heb­ras ver­des y azu­les y gri­ses de la­na su­ave co­mo un ga­ti­to. Bo­tas de cu­ero con cor­do­nes que no me las­ti­man en la pun­ta. ¿Di­se­ñé yo mi ves­tu­ario? Pre­gun­to.
    No, tú as­pi­ras a di­se­ñar tu ves­tu­ario y ser co­mo yo, tu hé­roe de la mo­da. Di­ce Cin­na.
    Me en­t­re­ga un pe­qu­eño fa­jo de ta­rj­etas. Lee es­tas fu­era de cá­ma­ra cu­an­do es­tén fil­man­do la ro­pa. In­ten­ta pa­re­cer in­te­re­sa­da.
    Justo en­ton­ces, Ef­fie Trin­ket lle­ga con una pe­lu­ca na­ra­nja ca­la­ba­za pa­ra re­cor­dar­le a to­do el mun­do: ¡Te­ne­mos un ho­ra­rio!
    Me be­sa en am­bas me­j­il­las mi­en­t­ras ha­ce pa­sar a los cá­ma­ras, des­pu­és me or­de­na en po­si­ci­ón. Ef­fie es la úni­ca ra­zón por la que lle­ga­mos a nin­gún si­tio a ti­em­po en el Ca­pi­to­lio, así que in­ten­to com­p­la­cer­la. Em­pi­ezo a dar bo­tes co­mo un cac­hor­ro, sos­te­ni­en­do las pren­das y di­ci­en­do co­sas sin im­por­tan­cia co­mo "¿No te en­can­ta?". El equ­ipo de so­ni­do me gra­ba le­yen­do de mis ta­rj­etas con voz aleg­re pa­ra po­der in­ser­tar­lo des­pu­és, des­pu­és me lan­zan fu­era de la ha­bi­ta­ci­ón pa­ra po­der fil­mar en paz los di­se­ños que yo/Cin­na hi­ce/hi­zo.
    Prim sa­lió pron­to del co­le­gio de­bi­do al even­to. Aho­ra es­tá en la co­ci­na, si­en­do en­t­re­vis­ta­da por ot­ro equ­ipo. Se la ve ado­rab­le en un ves­ti­do azul ce­les­te que re­sal­ta sus oj­os, con su pe­lo ru­bio re­co­gi­do con un la­zo a ju­ego. Es­tá un po­co in­c­li­na­da ha­cia de­lan­te sob­re las pun­tas de sus re­lu­ci­en­tes bo­tas blan­cas co­mo si es­tu­vi­era a pun­to de ec­har­se a vo­lar, co­mo… ¡Bam! Es co­mo si al­gu­i­en me gol­pe­ara de ver­dad en el pec­ho. Na­die lo ha hec­ho, por su­pu­es­to, pe­ro el do­lor es tan re­al que ret­ro­ce­do un pa­so. Ci­er­ro con fu­er­za los oj­os y no veo a Prim­veo a Rue, la ni­ña de do­ce años del Dis­t­ri­to 11 que fue mi ali­ada en la are­na. El­la po­día vo­lar, co­mo un pá­j­aro, de ár­bol en ár­bol, su­j­etán­do­se a las ra­mas más fi­nas. Rue, a qu­i­en no sal­vé. A qu­i­en de­jé mo­rir. La veo ti­ra­da en el su­elo con la lan­za aún cla­va­da en el es­tó­ma­go… ¿A qu­i­én más fra­ca­sa­ré de sal­var de la ven­gan­za del Ca­pi­to­lio? ¿Qu­i­én más es­ta­rá mu­er­to si no sa­tis­fa­go al Pre­si­den­te Snow?
    Me doy cu­en­ta de que Cin­na es­tá tra­tan­do de po­ner­me un ab­ri­go, así que al­zo los bra­zos.
    Siento el pe­la­je, por den­t­ro y por fu­era, enj­a­ulán­do­me. No es de un ani­mal que ha­ya vis­to nun­ca. "Armi­ño", me di­ce mi­en­t­ras aca­ri­cio la man­ga blan­ca. Gu­an­tes de cu­ero. Una bril­lan­te bu­fan­da ro­ja. Al­go pe­lu­do me cub­re las ore­j­as.
    Estás vol­vi­en­do a po­ner de mo­da las ore­j­eras.
    Odio las ore­j­eras, pi­en­so. Ha­cen que sea di­fí­cil oír y, ya que me qu­edé sor­da de un oído en la are­na, me gus­tan to­da­vía me­nos. Des­pu­és de que ga­na­ra, el Ca­pi­to­lio re­pa­ró mi oído, pe­ro de vez en cu­an­do aún me des­cub­ro com­p­ro­ban­do si fun­ci­ona.
    Mi mad­re se acer­ca cor­ri­en­do con al­go en la ma­no.
    Para la bu­ena su­er­te. Di­ce.
    Es la in­sig­nia que me dio Mad­ge an­tes de que mar­c­ha­ra a los Ju­egos. Un sin­sa­jo vo­lan­do en un cír­cu­lo de oro. In­ten­té dár­se­lo a Rue pe­ro no qu­iso co­ger­lo. Di­jo que la in­sig­nia ha­bía si­do la ra­zón de que se de­ci­di­era a con­fi­ar en mí. Cin­na la fi­ja en el nu­do de la bu­fan­da.
    Effie Trin­ket es­tá cer­ca, dan­do pal­ma­das. ¡Aten­ci­ón, to­do el mun­do! Es­ta­mos a pun­to de gra­bar el pri­mer pla­no de ex­te­ri­ores, don­de los ven­ce­do­res se sa­lu­dan al prin­ci­pio de su ma­ra­vil­lo­so vi­a­je. Bi­en, Kat­niss, gran son­ri­sa, es­tás muy ex­ci­ta­da, ¿ver­dad? No exa­ge­ro cu­an­do di­jo que me em­pu­ja por la pu­er­ta.
    Por un mo­men­to no pu­edo ver bi­en por la ni­eve, que aho­ra es­tá ca­yen­do con ga­nas.
    Después pu­edo ver que Pe­eta es­tá sa­li­en­do por la pu­er­ta de su ca­sa. En mi ca­be­za oigo la di­rec­ti­va del Pre­si­den­te Snow, " Con­vén­ce­me a mí." Y sé que de­bo.
    En mi ros­t­ro na­ce una enor­me son­ri­sa y em­pi­ezo a ca­mi­nar en di­rec­ci­ón a Pe­eta. Des­pu­és, co­mo si no pu­di­era so­por­tar­lo ni un se­gun­do más, em­pi­ezo a cor­rer. Él me co­ge y me gi­ra en el aire y lu­ego pa­ti­na­a­ún no con­t­ro­la com­p­le­ta­men­te su pi­er­na ar­ti­fi­ci­aly ca­emos sob­re la ni­eve, yo sob­re él, y al­lí es don­de com­par­ti­mos nu­es­t­ro pri­mer be­so en me­ses. Es­tá lle­no de pe­lo y ni­eve y pin­ta­la­bi­os, pe­ro de­ba­jo de to­do eso, pu­edo sen­tir la es­ta­bi­li­dad que Pe­eta le da a to­do. Y sé que no es­toy so­la. A pe­sar de to­do el da­ño que le he hec­ho, no me ex­pon­d­rá fren­te a la cá­ma­ra. No me con­de­na­rá con un be­so po­co en­tu­si­as­ta. Aún es­tá cu­idan­do de mí.
    Tal y co­mo hi­zo en la are­na. De al­gu­na for­ma an­te esa idea me en­t­ran ga­nas de llo­rar. En vez de eso lo ayu­do a le­van­tar­se, in­t­ro­duz­co mi gu­an­te en la cur­va de su bra­zo, y aleg­re­men­te ti­ro de él ha­cia de­lan­te.
    El res­to del día es un bor­rón de ir a la es­ta­ci­ón, de­cir­le adi­ós a to­do el mun­do, el tren sa­li­en­do, el vi­e­jo equ­ipo­Pe­eta y yo, Ef­fie y Hay­mitch, Cin­na y Por­tia, la es­ti­lis­ta de Pe­eta­ce­nan­do una co­mi­da in­des­c­rip­tib­le­men­te de­li­ci­osa que no re­cu­er­do. Y des­pu­és me pon­go el pi­j­ama y un vo­lu­mi­no­so al­bor­noz, sen­ta­da en mi mul­li­do com­par­ti­men­to, es­pe­ran­do a que se du­er­man los de­más. Sé que Hay­mitch es­ta­rá des­pi­er­to du­ran­te ho­ras. No le gus­ta dor­mir cu­an­do fu­era es­tá os­cu­ro.
    Cuando el tren pa­re­ce si­len­ci­oso, me pon­go las za­pa­til­las y voy has­ta su pu­er­ta. Ten­go que lla­mar va­ri­as ve­ces an­tes de que res­pon­da, con una mi­ra­da ase­si­na, co­mo si es­tu­vi­era se­gu­ro de que he tra­ído ma­las no­ti­ci­as. ¿Qué qu­i­eres? Di­ce, ca­si de­j­án­do­me in­con­s­ci­en­te con una nu­be de va­po­res de li­cor.
    Tengo que hab­lar con­ti­go. Su­sur­ro. ¿Aho­ra? Pre­gun­ta. Asi­en­to. Más va­le que sea bu­eno. Él es­pe­ra, pe­ro es­toy se­gu­ra de que cu­al­qu­i­er pa­lab­ra que di­ga­mos en un tren del Ca­pi­to­lio es­tá si­en­do gra­ba­da. ¿Bi­en? Lad­ra.
    El tren em­pi­eza a fre­nar y por un se­gun­do pi­en­so que el Pre­si­den­te Snow me es­tá mi­ran­do y no ap­ru­eba que con­fíe en Hay­mitch y ha de­ci­di­do se­gu­ir ade­lan­te y ma­tar­me aho­ra. Pe­ro só­lo es­ta­mos pa­ran­do pa­ra re­pos­tar.
    El aire en el tren es­tá muy vi­ci­ado. Di­go.
    Es una fra­se ino­cen­te, pe­ro veo que los oj­os de Hay­mitch se es­t­rec­han con com­p­ren­si­ón.
    Sé lo que ne­ce­si­tas. Pa­sa a mi la­do y se va por el pa­sil­lo dan­do ban­da­zos has­ta una pu­er­ta. Cu­an­do con­si­gue ab­rir­la, una rá­fa­ga de ni­eve nos gol­pea. Se cae al su­elo.
    Una en­car­ga­da del Ca­pi­to­lio se ap­re­su­ra a ayu­dar, pe­ro Hay­mitch rec­ha­za su ayu­da aleg­re­men­te mi­en­t­ras sa­le a trom­pi­co­nes.
    Sólo qu­i­ero al­go de aire fres­co. Só­lo se­rá un mi­nu­to.
    Perdón. Es­tá bor­rac­ho. Di­go a mo­do de dis­cul­pa. Yo lo tra­eré. Sal­to aba­jo y voy tam­ba­le­án­do­me por la vía det­rás de él, em­pa­pán­do­me las za­pa­til­las de ni­eve, mi­en­t­ras me di­ri­ge más al­lá del fi­nal del tren don­de na­die nos oirá. Des­pu­és se vu­el­ve ha­cia mí. ¿Qué?
    Se lo cu­en­to to­do. Sob­re la vi­si­ta del pre­si­den­te, sob­re Ga­le, sob­re có­mo to­dos va­mos a mo­rir si fra­ca­so.
    Su ex­p­re­si­ón se vu­el­ve sob­ria, en­ve­j­ece ba­jo el bril­lo de las lu­ces ro­j­as tra­se­ras.
    Entonces no pu­edes fra­ca­sar.
    Si só­lo pu­di­eras ayu­dar­me a sa­lir ade­lan­te en es­te vi­a­je… Em­pi­ezo.
    No, Kat­niss, no es só­lo es­te vi­a­je. Di­ce él. ¿Qué qu­i­eres de­cir?
    Incluso si sa­li­eras ade­lan­te aho­ra, vol­ve­rán en ot­ros po­cos me­ses a lle­var­nos a to­dos a los Ju­egos. Tú y Pe­eta aho­ra se­ré­is men­to­res, ca­da año de aho­ra en ade­lan­te. Y ca­da año re­vi­si­ta­rán el ro­man­ce y pub­li­ca­rán los de­tal­les de vu­es­t­ra vi­da pri­va­da, y nun­ca jamás pod­rás ha­cer na­da que no sea vi­vir fe­liz pa­ra si­em­p­re con ese chi­co.
    El ple­no im­pac­to de lo que es­tá di­ci­en­do me gol­pea. Nun­ca ten­d­ré una vi­da con Ga­le, ni si­qu­i­era si lo de­seo. Nun­ca me per­mi­ti­rán vi­vir so­la. Ten­d­ré que es­tar eter­na­men­te ena­mo­ra­da de Pe­eta. El Ca­pi­to­lio in­sis­ti­rá en el­lo. Tal vez ten­ga unos po­cos años, por­que to­da­vía ten­go di­eci­sé­is, pa­ra es­tar con mi mad­re y con Prim. Y des­pu­és… y des­pu­és… ¿Enti­en­des lo que qu­i­ero de­cir? Me pre­si­ona.
    Asiento. Qu­i­ere de­cir que só­lo hay un fu­tu­ro, si qu­i­ero man­te­ner a mis se­res qu­eri­dos con vi­da y se­gu­ir con vi­da yo mis­ma. Ten­d­ré que ca­sar­me con Pe­eta.
    

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente!!!!!! Me encanto, realmente inesperado la trama.... quiero màs.

Mafalda

HaymitchandPeetaFan dijo...

Muy atrapante , es realmente buena esta saga , me han dicho que el segundo libro es aun mejor que el primero asi que lo seguire leyendo.

PD.Qu­ar­ter Qu­ell , es algo asi cocmo Vasaje de los Veinticinco o algo por el estilo. Gracias por subir los capitulos.

ingrid mora dijo...

gracias por subir en llamas me lo estoy leeindo aqui ya que no tengo los libros gracias
vane.-.

ingrid mora dijo...

genial gracias por subir el libro en llamas

Anónimo dijo...

Es muy genial...... lo unico q quiero es q katniss se enamore de peeta para q se casen de verdad y no de mentira........

Caloxeno dijo...

De la palabra "Cuarter quell" se que quarter quiere decir cuarto, y si es cada 25 años (1/4 de año), debe ser siglo